komondor descripción

Las principales características de la raza de perro komondor o pastor húngaro son su pelo en forma de rastas y cuerpo de gran tamaño. Tiene el carácter de un can valiente y valeroso, pero también es cariñoso y leal con su amo y familia. Defiende a ultranza todo lo que considere suyo, por lo que es un excelente guardián. En CurioSfera-Animales.com, te explicamos el carácter y características del komondor.

No te pierdas otras razas de perro

Carácter del Komondor

La personalidad del komondor es la de un can de un valor inquebrantable en la defensa y en el cuidado de los rebaños que tiene a su cargo.

Su temperamento hace también que proteja su territorio y la casa de su amo. Es desconfiado, no tolera a ningún ser extraño y ataca en silencio y audaz­mente.

comportamiento perro komondor

El comportamiento del komondor hace que no sea una raza apropiada para propietarios sin experiencia, ya que necesita de un amo que ejerza sobre él una autoridad firme pero a la vez natural.

Se trata de un perro grande, fuerte y con mucho temperamento, que puede pasar en unos segundos de ser el animal más faldero a conver­tirse en el más terrible de los enemigos.

Esa enorme fuerza y ese carácter valeroso e inquebrantable han propiciado que en la actualidad se lo utilice cada vez más como perro de guarda.

Capaz de luchar a muerte con lobos y osos, el komondor moderno defiende a su familia de cualquier peligro que pueda acecharla.

Extraordinario guardián, sigiloso y poco ladrador, no tolera la presencia de intrusos en su territorio, por lo que es importante no dejar que personas desconocidas entren sin compañía en la casa. Aun así, una vez dentro, las tolera, pero mantiene siempre una actitud de reserva hacia ellas.

  • Energía: Nivel medio/alto. Tiene necesidad regular de practicar ejercicio.
  • Temperamento: Fiel, seguro y dulce, muestra una valentía inquebrantable en la defensa y el cuidado de los rebaños que tiene a su cargo, así como de su territorio y de la casa de su amo. Ataca en silencio y con audacia.
  • Adaptabilidad: Media/baja. No se adapta bien a otros ambientes que no sean los suyos naturales.
  • Sociabilidad: Media. Es muy adicto a su amo, pero recela de los extraños y tolera mal su presencia.
  • Salud: Buena. Es un perro rústico y robusto, pero puede padecer problemas articulares o digestivos.
  • Longevidad: Baja/media. Vive entre 8 y 11 años.
  • Utilidad: Versátil. Puede trabajar en el pastoreo y como perro de guarda y de compañía
  • Utilización: Pastoreo y guarda.

¿Es un perro de familia?

cuánto pesa perro komondor

A pesar de que es un extraordinario perro de familia, si se lo quiere tener en casa hay que poner énfasis en acostumbrarlo a una vida más social de la que era habitual para la raza y enseñarle a compartir su tiempo con los niños y con otros perros u otro tipo de animales.

Como perro de pastor, realiza sus funciones de manera instintiva y no necesita que nadie le enseñe cómo hacer su trabajo.

Rustico y acostumbrado a las condiciones de vida más duras, no es zalamero ni excesivamente cariñoso, pero puede convertirse en un buen perro de familia, leal y apegado al grupo, valiente, obstinado y protector.

Esta impresionante raza puede llevar a engaño, ya que bajo su espectacular manto en rastas que lo hace parecer un enorme perro de trapo, se esconde un fiero y valiente animal capaz de enfrentarse a lobos, a osos y, en definitiva, a cualquier elemento que considere una amenaza.

¿Se puede tener con niños?

Por la singulari­dad de su carácter y por su fortaleza física no es recomendable dejarlo a solas con niños, especialmen­te si éstos son muy pequeños o no son conscientes de cómo debe tratarse al animal.

Aun así, siempre que pueda estar bajo la tutela de un adulto responsable y con autoridad, es también un perro ideal con los más pequeños de la casa.

A los cachorros de komondor les encanta jugar y recibir arrumacos, pero conforme se hacen adultos se vuelven más reflexivos y responsables, hasta convertirse en imponentes perros guardianes dignos de elogio.

¿Puede vivir en la ciudad?

Al ser un perro tan receloso con los extraños, si un ejemplar de esta raza va a tener que vivir en una zona urbana o en una casa donde se reciban muchas visitas, es importante que al cachorro se lo acostumbre desde el principio a que lo manejen personas extrañas.

En caso contrario podría sacar a relucir su instinto protector y provocar alguna situación más que delicada.

Características del Komondor

Si hay una característica que distingue a la raza komondor de entre todas las demás razas de pastores molosos es su inconfundible pelaje de color marfil y acordonado.

características físicas pastor húngaro

Éste, que puede llegar a alcanzar longitudes de hasta 27 cm, se forma al fundirse el subpelo con el manto de cobertura, hasta formar largas guedejas o rastas que no alcanzan su longitud total hasta bien pasados los dos años.

El cuerpo de los ejemplares de la raza komondor es muy grande y de estructura ligeramente rectangular. De constitución fuerte, tiene un porte majestuoso que inspira respeto e incluso temor. La silueta del perro queda recubierta por largos mechones blancos, enmarañados y tupidos.

La cabeza es amplia y bien proporcionada con el cuerpo, tiene el cráneo arqueado y el hocico poco puntiagudo, con la caña nasal recta. El stop es bien marcado, y la trufa, negra.

Colocados en posición horizontal, los ojos del komondor son de color marrón oscuro. Los bordes de los párpados son negros y se apoyan firmemente sobre el globo ocular.

Tiene las orejas de tamaño mediano, triangulares e insertadas a media altura. Al estar cubiertas de mucho pelo, como el resto de la cabeza, a veces quedan camufladas bajo los mechones.

Los pies son grandes, firmes y con los dedos juntos, los pies presentan almohadillas llenas y bien acolchadas en color gris pizarra. Las uñas también son grises.

La cola es de inserción baja, cuelga y llega hasta el corvejón. Está cubierta por el mismo pelo acordonado que el manto. En movimiento puede levantarla a la altura de la línea dorsal.

Pelo

El cuerpo del perro komondor está totalmente cubierto de pelo. De doble capa, el manto externo es de pelo largo y tupido, mientras que la capa interna posee una lana más fina.

La peculiaridad del pelaje de esta raza de perro pastor húngaro radica en que este pelo interno se enmaraña con el externo en mechones o rastas.

El pe­laje alcanza su largo máximo sobre la grupa, en la región del lomo y en la cara posterior de los muslos. En el dorso, a los lados del pecho y en la zona de las escápulas, es de largo medio. En las mejillas, cejas, orejas, cuello, extremidades y en la región superior del cráneo es más corto.

La función de este inconfundible manto es, por un lado, camuflar al can entre las ovejas y, por otro, proteger su cuerpo del ataque de los posibles depredadores con los que debe luchar para defender el ganado, además de, por supuesto, proporcionarle un aislamiento térmico fundamental para su supervivencia

En la actualidad, muchos ejemplares de komondor pasan gran parte del invierno viviendo al aire li­bre, cuidando de los rebaños y expuestos a todo tipo de inclemencias atmosféricas, lo que explica la enorme importancia de este denso y protector pelaje.

Estándar de la raza Pastor húngaro

  • Apariencia general: Alto, majestuoso y de constitución fuerte, despierta respeto en el observador.
  • Origen: Hungría.
  • Tamaño y talla: Muy grande.
  • Altura a la cruz: 70-75 cm (Machos) y 65-70 cm (Hembras).
  • Peso: 50-60 kg (Machos) y 40-50 Kg (Hembras).
  • Cabeza: Es amplia y bien proporcionada en relación con el cuerpo. A pesar del tupido pelaje que la recubre, no parece desproporcionada.
  • Cráneo: Es arqueado, con los arcos superciliares bien desarrollados.

  • Depresión naso-frontal (stop): Está muy marcada pero sin resultar abrupta.
  • Hocico: La caña nasal es recta, no puntiaguda.
  • Trufa: Es recta, roma y negra .
  • Mandíbulas: Los maxilares están dotados de buena musculatura y son fuertes y poderosos. La mordida es en tijera, regular y completa, de acuer­do con la fórmula dentaria del perro.
  • Ojos: Colocados en posición horizontal, son de color marrón oscuro y tie­nen los bordes de los párpados negros.
  • Orejas: De inserción media, son claramente colgantes y presentan forma de «V» o de «U». El perro no las levanta ni estando en alerta ni cuando pasa a la ofensiva.
  • Cuello: Muy musculoso y sin papada, cuando el perro está tranquilo y en situa­ción amistosa, lo lleva casi a continuación de la línea del dorso.
  • Cuerpo: Es amplio y muy musculoso.
  • Espalda: Se caracteriza por ser corta, con el lomo moderadamente largo y la grupa amplia.
  • Pecho: Es amplio y de fuerte musculatura, con la caja torácica mediana­mente profunda, amplia y larga.
  • Cola: De inserción baja, es claramente colgante y llega hasta la altura del cor­vejón, Cuando el perro está en acción, levanta la cola hasta la altura de la línea dorsal
  • Miembros anteriores: Las patas son como columnas, bastante separadas la una de la otra.
  • Hombros: Las escápulas son ligeramente oblicuas, con las puntas supe­riores ubicadas en vertical con el punto más profundo del pecho.
  • Antebrazos y brazos: Robustos, voluminosos, rectos, paralelos y perpen­diculares al suelo, poseen una estructura ósea fuerte y poderosa, y están dotados de movimiento libre.
  • Miembros posteriores: Anchos y con musculatura fuerte, sostienen el cuerpo a partir de angulaciones moderadas.
  • Piernas: Son poderosas y voluminosas.
  • Rodillas: Tienen una angulación moderada.
  • Pies: Son grandes, firmes y con los dedos juntos. Las almohadillas, de color gris pizarra, son gruesas y están bien acolchadas. Las uñas también son grises. Los pies traseros son más largos que los delanteros o iguales, y en ocasiones presentan espolones
  • Movimiento: El desplazamiento del komondor es suave, libre y moderado. El paso resul­ta amplio y con buena cobertura de terreno.
  • Pelo: Característico, largo, áspero y acordonado, el manto está compuesto por una capa externa de pelo rústico en mechones y una lana interna más fina.
  • Color: Todos los ejemplares de esta raza tienen el pelaje de color marfil.
  • Clasificación FCI: FCI nº 53. Grupo 1 – Perros de pastor y perros boyeros (excepto boyeros suizos). Sección 1 – Perros de pastor.

Educación y adiestramiento del Komondor

La socialización es la parte más importante en el trabajo de educación y adiestramiento del komondor, y debe iniciarse desde bien cachorro en las primeras semanas de vida del animal. A cuantas más situaciones se lo exponga, mayor será su capacidad para adaptarse y desenvolverse sin problemas en la vida moderna.

cómo adiestrar a un pastor húngaro
La educación y adiestramiento del komondor debe empezar desde cachorros

Así pues, éste no es un perro fácil, y tampoco es una buena elección para las personas que no se hayan informado un poco sobre él de antemano.

Puede llegar a tolerar la vida en la ciudad, pero necesita disfrutar de largos paseos diarios y disponer de espacios abiertos por los que moverse li­bremente y a su antojo.

Aparte de la guarda y el pastoreo, puede desempeñar muchos otros trabajos, como, por ejemplo, acompañar a organismos como la policía o el ejército en tareas de defensa y protección.

También puede participar en disciplinas deportivas, aunque en este caso puede que sea mejor mantener su pelaje un poco más corto de lo normal, ya que se convertirá en un molesto inconveniente.

Fiel, valeroso y de imponente figura como guardián de la casa, el komondor es un excelente perro de pastor que ha sabido adaptarse a las nuevas circunstancias de la vida moderna y familiar sin per­der ni un ápice de su fuerte personalidad.

Salud y alimentación del Komondor

Como muchas otras razas gigantes, uno de los puntos flacos de este perro es que puede sufrir ciertos problemas articulares y digestivos, pero éstos son fácilmente evitables si se le proporciona una ali­mentación adecuada que cubra todas sus necesidades y lo mantenga con fuerzas, en buenas condicio­nes y nunca con sobrepeso.

cuidados del perro komondor

Dada la gran cantidad de pelo y su longitud, conviene prestar especial atención al estado de los oídos y de los ojos, que muy a menudo quedan tapados por el pelo.

Igualmente, hay que controlar con cierta regularidad el estado de los dientes y la longitud de las uñas.

A los perros de más edad, o aquellos que no van a llevar una vida activa de pastor en el exterior, se les puede recortar el pelo o esquilar para una mayor comodidad tanto del animal como de su amo.

Bien alimentado, con unas dosis adecuadas de ejercicio y convenientemente bañado y acicalado, el komondor es un animal de estructura imponente y presencia espectacular que cada vez está cose­chando más admiradores en todo el mundo.

Baño y cuidado del pelo del Komondor

Un punto flaco de esta raza es su pelaje, ya que mantenerlo en buenas condiciones puede ser algo laborioso.

De entrada, vive mucho mejor en zonas de ambiente libre de polvo, pues sus largas rastas tienden a acumular mucha suciedad, y además es importante bañarlo con tanta frecuencia como sea necesario a fin de mantener en buen estado su identificativo manto de color marfil.

A la hora del baño hay que incidir especialmente en las patas, el vientre y los «pantalones», zonas en las cuales pueden acumularse restos de orina, que son, al mismo tiempo, desagradables y antiestéticos.

Pero se debe efectuar con cuidado para no deshacer las rastas o guedejas típicas de la raza, simplemente enjabonando su superficie para mantenerlas limpias.

Como ventaja, en cambio, el pelo del komondor no necesita cepillarse nunca, sino que se trabaja a mano, dividiendo las guedejas en rastas de grosor regular, desde la raíz hacía las puntas.

El largo pelaje de estos perros puede llegar a convertirse en una molestia a la hora de correr, saltar, girar o realizar algún que otro movimiento brusco, pues, además del exceso de peso, las extensas rastas se levantan disparadas en todas direcciones, golpeando al perro e incluso imposibilitándole en ocasiones la visión.

Origen e historia de la raza Komondor

Se trata de una antigua raza autóctona húngara de perros de pastor de orígenes asiáticos. Sus antepasados llegaron a la cuenca de los Cárpatos junto con las migraciones de los magiares, antepasados de los pueblos húngaros, con los cuales vivieron como nómadas cuidando el ganado.

Las referencias más antiguas a este tipo de perro pastor de gran tamaño y peculiar pelaje datan del siglo XVI, pero no fue hasta después de la Primera Guerra Mundial cuando la raza empezó a ser conocida internacionalmente

El komondor desciende de perros tibetanos que llegaron a Europa acompañando a las hordas magia­res desde Asia central. Dichos pueblos se trasladaban junto con sus rebaños de ovejas, vacas y caballos, que les servían de alimento y transporte, por lo que necesitaban perros que hicieran a un tiempo labores de guarda y de pastoreo.

¿Quieres saber más sobre perros?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado Raza Komondor o Pastor húngaro.

Para descubrir otras razas de perro, pulsa aquí.

Si deseas conocer más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría de perros, mascotas o animales.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí