perro bichón habanero cómo es

Los ejemplares de la raza Bichón habanero son los perros nacionales de Cuba, y la única raza originaria de esta isla. Es un can de carácter amigable, afectuoso y simpático. De tamaño pequeño y fácil de adiestrar, es un perro de compañía que ha ganado rápidamente mucha popularidad en los últimos años. En CurioSfera-Animales.com, te contamos cómo es el comportamiento y las características del bichón habanero.

No te pierdas otras razas de perro

Carácter y comportamiento del Bichón Habanero

El carácter del bichón habanero es amable, simpático, afectuoso y muy apegado a las personas.

Su comportamiento es el de un can extraordinariamente sociable que disfruta sobre todo de la compañía de los niños, con quienes comparte juegos y aventuras.

De temperamento muy alegre, este perro es juguetón, divertido e incluso un poco comediante.

bichón habanero temperamento

Le encanta estar en familia, aunque su aguda inteligencia también permite adiestrarlo como perro guardián. Asimismo, es un perro muy sen­sible que no tolera bien la soledad.

Además de su alta sociabilidad, y gracias a su personalidad, se lleva muy bien con todas las personas en general y con otros perros u animales de otras especies diferentes.

  • Energía: Media/Alta. Se trata de un animal vigoroso y activo.
  • Temperamento: Amable, simpático, afectuoso y sensible, es un animal muy inteligente, fácil de adiestrar y valeroso, por lo que constituye un excelente guardián alerta y atento.
  • Adaptabilidad: Alta. Se amolda sin problemas a cualquier entorno, sea éste rural o urbano. Sólo necesita la compañía permanente de su familia.
  • Sociabilidad: Alta. Se trata de un animal sumamente sociable que se lleva muy bien con todo el mundo.
  • Salud: Buena. Puede padecer algunos problemas, pero de fácil solución.
  • Longevidad: Muy alta. Vive más de 15 años.
  • Utilidad: Compañía. Básicamente de compañía, también es buen guardián.

¿Es un buen perro de familia?

Como buen perro de compañía, siente un especial apego por todos los miembros que componen su unidad familiar. Además es incansable a la hora de jugar con los niños. Por lo que es un excelente compañero de juegos de los más pequeños de la casa.

¿Se le puede dejar solo?

No soporta nada bien que lo dejen solo durante muchas horas como algo habitual. Si es así, esta situación puede hacerle desarrollar ansiedad por separación, con los inconvenientes que ello conlleva: tendencia a morder o romper cosas, angustia, hipersalivación, comportamientos ruido­sos o sucios…

Asimismo, tampoco soporta tener que vivir apartado de la familia, en un chenil o aislado en un patio o jardín.

¿Puede vivir en un apartamento o en la ciudad?

Su lugar está dentro del hogar, con su gente, y si se da esta condición el bichón habanero se adapta especialmente bien a la vida en cualquier entorno: el campo, la ciudad.., lo que realmente necesita es estar en contacto permanente con su familia.

¿Es un perro muy activo?

Perro fogoso, alegre y muy sociable, el bichón habanero necesita salir a pasear todos los días, actividad en la que no sólo se le permite hacer ejercicio y estar en buena forma física, sino que también ayuda a su educación y a su proceso de sociabilización.

Por otra parte, esta raza puede desarro­llar otras actividades con un nivel de prestación bastante notable, por ejemplo las versiones miniatura de agility, las competiciones de obediencia o el baile con perros.

¿Qué problemas de comportamiento puede tener?

En general este perro no suele dar problemas en su convivencia ni en la relación con los vecinos. Es bastante educado, pero puede haber algunos ejemplares que muestren una tendencia algo marcada a ladrar de manera casi continua.

bichón habanero actitud

En esos casos, es muy importante hacer una labor intensa de educación y sociabilización con la mascota. Así, evitar que dicho comportamiento se afiance, ya que puede llegar a ser muy molesto.

Aun así, como auténtico «payaso canino» que es, alegre y dinámico, probablemente la labor en la que este can encuentra mayor acomodo es trabajando como perro de terapia. Se siente realmente feliz cuando consigue aportarles un poco de alegría y de buena compañía a personas que lo necesi­tan, como niños enfermos, personas autistas o ancianos.

Características físicas del Bichón Habanero

La apariencia general del bichón habanero es la de un perro menudo y de poca estatura, de patas cortas y cuer­po alargado. A pesar de su complexión pequeña, es muy ágil y flexible.

Su pelo ondulado, largo y de distintos colores es uno de sus principales atractivos, junto con su carácter sociable y jovial.

¿Cómo es físicamente el Bichón Habanero?

bichón habanero características físicas

Cuerpo

Perro pequeño y más bien bajo, su tronco es alargado, con la línea de la espalda recta y sólo ligeramente arqueada a la altura del lomo. A pesar de su apariencia menuda, es un perro vigoroso y muy elástico.

Las extremidades del bichón habanero terminan en unos pies pequeños y compactos, con una forma ligeramente alargada. Están bien cubiertos de pelo.

Su cola es mediana, con un mechón de pelo largo y suave que la hace parecer más larga. La lleva normalmente levantada, con la punta curvada o enrollada sobre la espalda.

En cuanto al movimiento, el bichón habanero tiene un trote ligero y ágil, en armonía con su carácter alegre y activo. Los miembros anteriores realizan un movimiento libre y recto hacia delante, mientras que los posteriores empujan en línea recta.

Cabeza

La cabeza está bien proporcionada en relación con el cuerpo y cubierta de abundante pelo largo. Tiene la trufa grande, de color negro o marrón oscuro.

Los ojos son bastante grandes y de color marrón oscuro. El contorno del ojo es también oscuro o, más comúnmente, negro. Su expresión es viva, amable y a veces algo melancólica.

Tiene las orejas implantadas relativamente altas, acaban en punta apenas marcada y caen a lo largo de las mejillas formando un pliegue discreto que las eleva un poco. No están excesivamente separadas ni tampoco muy pega­das a las mejillas. Presentan abundantes flecos de pelo largo.

Pelo

Todo el cuerpo está cubierto de un manto muy largo, abundante, suave y ondulado. Posee una capa interna poco desarrollada y lanosa. Mientras que la capa externa es muy larga, con mechones ondulados o lisos que miden entre 12 y 18 cm de largo.

En cuanto a los posibles colores, el pelaje puede ser de color blanco, leonado, negro, marrón, rojizo…, o tener manchas.

Estándar de la raza Bichón Habanero

  • Origen: Región mediterránea occidental / Evolución Cuba/ Patronazgo FCI.
  • Otros nombres: Havanese / Bichon havanais / Havaneser.
  • Tamaño y talla: Pequeño.
  • Peso: entre 4 y 6 kg.
  • Altura a la cruz: entre 21 y 29 cm.
  • Clasificación FCI: FCI nº 250. Grupo 9 – Perros de compañía. Sección 1 – Bichones y razas semejantes.
  • Utilización: Perro de compañía.
  • Apariencia general: Se trata de un perro pequeño y menudo. Es un animal de estructura rectangular, con el cuerpo alargado y las patas cortas.
  • Cabeza: Es de tamaño mediano. La relación del cráneo con el hocico está propor­cionada, pues éste es igual a la distancia que va desde el stop hasta la parte posterior del cráneo.

  • Cráneo: Es plano, ancho y con forma ligeramente convexa. La frente está poco elevada y, visto desde arriba, es redondo en la parte posterior y casi recto y cuadrado en los otros tres lados.
  • Depresión naso-frontal (stop): Moderadamente marcada.
  • Hocico: Es recto y se va afinando de forma progresiva hacia la punta, aun­que sin llegar a ser puntiagudo.
  • Trufa: Es de color negro o marrón.
  • Mandíbulas: Presentan mordida en forma de tijera, con la dentadura com­pleta. Los labios son finos, limpios y bien apretados.
  • Ojos: Son bastante grandes, almendrados y de color marrón oscuro. El contorno de los ojos es de color marrón oscuro o negro.
  • Orejas: De implantación alta, caen a lo largo de las mejillas formando un pliegue que las eleva ligeramente. Son medianas, aunque el pelo largo que las cubre las hace parecer mayores.
  • Cuello: Es de longitud media.
  • Cuerpo: Pequeño y alargado, su longitud es superior a la altura a la cruz.
  • Espalda: Es totalmente horizontal por la parte superior y sólo se arquea un poco a la altura del lomo. La grupa está bien inclinada.
  • Pecho: Alargado y con las costillas bien arqueadas.
  • Cola: Provista de un buen mechón de pelo largo y sedoso, con tendencia a en­redarse. Es de tamaño mediano, y suele llevarla levantada, formando una curva encima de la espalda.
  • Miembros anteriores: Son rectos, paralelos y delgados, con huesos fuertes. La distancia entre el suelo y el codo no supera la distancia entre el codo y la cruz.
  • Miembros posteriores: Presentan angulaciones moderadas y, como los miembros anteriores, tie­nen huesos fuertes y firmes.
  • Pies: Son pequeños, ligeramente alargados y compactos.
  • Movimiento: El bichón habanero tiene un trote ligero y ágil.
  • Pelaje: El pelo tiene una capa interna lanosa muy poco desarrollada. La capa exte­rior es muy larga y puede alcanzar entre los 12 y los 18 cm en un ejemplar adulto. Es suave, y puede ser lacia u ondulada o bien formar mechones rizados.
  • Color: A veces es completamente blanco, aunque no es lo más frecuente Por lo general presenta una gran variedad de tonos: marrón habano, leo­nado, ocre, negro, color chocolate, rojizo o gris.

Educación y adiestramiento del Bichón Habanero

El adiestramiento del bichón habanero es una tarea bastante fácil.

Se trata de un animal dotado de una inteligencia muy desarrollada que aprende con facilidad y al que se le pueden enseñar una gran cantidad de órdenes, indicaciones e incluso trucos.

Esto lo convierte en uno de los perros más utilizados en el circo, entre otros espectáculos.

cómo educar bichón habaneroAhora bien, esta raza necesita disponer de un líder carismático que sepa ejercer su condición con naturalidad, seguridad, tranquilidad y justicia, sin aspavientos, dureza ni abuso de superioridad.

Perspicaz y muy sensible, puede reaccionar negativamente a los trabajos que sus dueños le impongan de manera forzada. Pero, en contrapartida, si se lo trata con firmeza y seguridad, el perro es capaz incluso de distinguir las órdenes que se le dan simplemente por el diferente tono de voz que se utilice, lo que lo hace, por ejemplo, un excelente competidor en pruebas de obediencia.

Otras de las tareas que se le pueden encomendar a este perro son las de la guarda de la casa, ya que, atento y vivaz, está siempre pendiente de todo lo que sucede a su alrededor, y avisa con eficacia de cualquier presencia extraña o si detecta que sucede algo fuera de lo normal.

Debido a esta gran capacidad de aprendizaje y entendimiento con su amo, el bichón habanero pue de ser una muy buena elección para los propietarios más inexpertos.

Aunque siempre es recomenda­ble acudir a algún profesional o a un club de trabajo de la raza porque así se pueden compartir experiencias con otros dueños y resolver todas las posibles dudas que le puedan surgir al nuevo propietario en torno al cuidado o el adiestramiento de su mascota.

Por ejemplo, es interesante saber que un trato demasiado «humanizado», condescendiente y deli­cado con el perro, como si se tratara de un eterno cachorro, puede acabar pasando factura, pues el bichón habanero es susceptible de padecer el síndrome del perro pequeño y pensarse que ocupa un puesto dentro de la familia que realmente no le corresponde.

Asimismo, hay que sociabilizar bien al cachorro para que no se den casos de adultos demasiado tímidos o con reacciones agresivas, que, a pesar de su extraordinaria sociabilidad y empatía con las personas, a veces se dan.

Salud y enfermedades del Bichón Habanero

El bichón habanero es una raza muy longeva que mantiene una actitud alegre, activa y juguetona hasta bien adulto, pues se dan ejemplares que sobrepasan la edad de 15 años y que continúan estando llenos de vida y con muchas ganas de hacer cosas.

enfermedades típicas raza bichón habaneroAdemás, la raza se caracteriza por ser bastante sana. No obstante, hay algunas enfermedades que aparecen en este perro con relativa frecuencia, pol­lo que conviene prestarles cierta atención para detectarlas enseguida y, sobre todo, hacer todo lo posible para evitar que se desarrollen.

Muchas de estas enfermedades están directamente relacionadas con el tamaño de este can, y en realidad se dan en muchas otras razas de perros pequeños, como sucede con:

  • Luxación de rodilla.
  • Ciertas enfermedades oculares, en especial la atrofia progresiva de retina y las cataratas heredita­rias.
  • Alergias de piel.
  • Displasia de cadera, aunque ésta en una medida mucho menor que en otros perros de mayor tamaño.
  • También se han documentado algunos casos esporádicos de sordera.

Pero, afortunadamente, dichas afecciones se pueden prevenir con una buena selección genética. Casi todas ellas se conoce cuál es su mecanismo de transmisión, por lo que si se acude siempre a un criador serio, responsable y comprometido con el desarrollo de la raza, es muy posible que no se desarrollen en la mascota adquirida.

Además, poco a poco se vayan erradican­do de las líneas de cría de la raza.

Por otro lado, además de asegurarse de que el cachorro procede de un buen criador, cuando el animal llega a casa hay que establecer, y tratar de cumplir lo más estrictamente posible, un plan de salud preventiva serio en el que la figura del veterinario es básica. Éste debe convertirse en la persona de referencia a la que acudir para pedir consejo o ayuda, cada vez que sea necesario.

En las visitas ordinarias a la consulta, el veterinario debe administrar al can las vacunas pertinen­tes, tiene que desparasitarlo convenientemente y ha de hacerle al animal un seguimiento de su creci­miento y de su estado general.

Debe revisarse el peso para evitar problemas articulares en el futuro, y revi­sión de los ojos, los oídos, la boca, la piel y el pelo, principales indicadores del estado general de la salud del perro.

En relación con las desparasitaciones, resulta interesante señalar que la zona de donde procede originariamente el bichón habanero es endémica de filaría, o el también llamado «gu­sano del corazón», y que si el animal se infesta con este parásito cae gravemente enfermo e incluso puede morir.

No obstante, por fortuna, hoy en día dicha enfermedad es muy fácil de controlar y el habanero responde de manera excelente a la medicación preventiva.

Uno de los puntos débiles de esta raza son sus dientes, como, en realidad, les ocurre a casi todos los ejemplares de razas pequeñas, que muestran tendencia a la pérdida temprana de piezas dentales.

En este sentido, es importante seguir una adecuada higiene bucodental sometiendo al animal a lim­piezas periódicas que eviten la acumulación de sarro, pues de este modo se puede retrasar bastante la caída de los dientes, que afecta a la manera de alimentarse del can.

Alimentación y dieta de la raza Bichón Habanero

El bichón habanero es una de las razas caninas más glotonas, hasta el punto de que si no se le controla la dieta, puede caer en la obesidad.

cómo alimentar a un perro bichón habaneroEste es un problema serio que en esta raza en especial resulta muy grave, ya que tiene una estructura pesada, a pesar de su tamaño, y que experimenta un proceso de crecimiento muy rápido, de manera que puede acabar padeciendo problemas articulares.

Así, su alimentación debe aportarle la energía y las proteínas necesarias para mantener su alto nivel de actividad. Y, unas grasas de calidad que le protejan la piel, los ojos y el pelo, pero que no le provo­quen un incremento elevado del peso.

Además, muchos perros considerados meramente de compañía, como éste, a veces ven cómo sus propietarios descuidan sus niveles de ejercicio y los mantienen de forma casi permanente en casa, sin más objeto que pasar el día comiendo y durmiendo. Lo cual puede ser una bomba de relojería para su salud.

Cuidados y mantenimiento del Bichón Habanero

El bichón habanero goza de un manto abundante, largo y de textura sedosa que requiere de un trabajo y un manteni­miento constantes si se pretende que esté en perfectas condiciones.

Sin embargo, al no tener un arreglo específico, dicho mantenimiento resulta bastante fácil una vez que se adquieren las rutinas necesarias.

¿Cómo cuidar el pelo del Bichón Habanero?

cómo cuidar a un bichón habanero

Cepillado

Por sus características, el manto del bichón habanero necesita ser cepillado a diario para que no se enmarañe y no pierda su brillo y su textura tan típica,

En primer lugar, para llevar a cabo un buen cepillado lo imprescindible es hacerse con el material adecuado, que en este caso consiste en un buen cepillo de púas metálicas largas o bien un cepillo de calidad.

Con él se trabaja el manto profundamente y en toda su extensión, ayudándose de la mano libre para ir abriéndo­lo y de ese modo poder llegar hasta la raíz. Asimismo, éste es el momento propicio para, si se encuentra algún nudo o enredo importan­te, deshacerlo con la mano.

Es muy importante cepillar el manto en todo el cuerpo, pero sobre todo haciendo una inciden­cia especial en la zona del vientre, en el inte­rior de los muslos, en los cuartos traseros y en todas aquellas partes de su anatomía que es­tén más en contacto con la humedad, la sucie­dad, el suelo, etc. Esto es necesario porque es posible que en ellas se formen placas de pelo, enredos o que, incluso, quede incrustado algún pequeño ob­jeto o ramita.

Una vez cepillado y desenredado todo el man­to, hay que echar mano de un buen peine que tenga las púas colocadas con bastante separa­ción para no romper el pelo. Y, proceder al pei­nado del animal, el cual dotará al perro de un manto perfectamente suelto y esponjoso.

Se empieza por peinar la cabeza, en la que hay que ir estirándole bien el pelo para que quede abierto y mullido, y vaya adoptando la forma característica de la raza

A continuación se aborda la zona de la cola, en la que se procede de igual forma, trabajando bien el pelo con el peine de púas.

De hecho, el pelo de esta zona muestra una gran tendencia a enredarse, por lo que, para componer la es­tampa típica de la raza, con la cola bien deshilachada, es fundamental peinarla en profundi­dad.

Se recomienda, a la hora de llevar a cabo este procedimiento, sujetar con fuerza la cola para evitar tirones, los cuales pueden ser muy desagradables para el perro, si no dolorosos.

Por último, y usando siempre una técnica parecida, se continúa trabajando con el peine el pelaje de todo el cuerpo. Su manto se carac­teriza por tener una textura suficiente como para que, una vez peinado, quede abierto, suelto y vaporoso, pero sin llegar a resultar demasiado suave.

Baño

La tarea del baño se debe reservar sólo para aquellos casos en que el bichón habanero está realmente sucio. Para ello se deben utilizar siempre productos destinados precisamente a esta raza, de modo que no alteren el pH de su piel ni la textura natural de su pelo.

Uno de los momentos en los que hay que pro­ceder con más cuidado es a la hora de aclarar al perro, ya que se debe procurar que no quede ningún resto de jabón, puesto que esto podría acabar causando descamaciones y sequedad en la sensible piel del bichón habanero.

Secado

Por último, una vez lavado y bien aclarado, conviene continuar con el secado del perro. En este caso, se recomienda utilizar un buen seca­dor que permita llegar hasta la raíz del pelo.

Asimismo, es fundamental ayudarse de un ce­pillo o un buen peine para, mientras se aplica el secador, ir abriendo y peinando el pelo para evitar la formación de enredos y nudos.

Para finalizar, no te pierdas la raza Spaniel Japonés

Tampoco te pierdas el origen de la raza Bichón Habanero

¿Quieres saber más sobre perros?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado Carácter y características de la raza de perro bichón habanero.

Para descubrir otras razas de perro, pulsa aquí.

Si deseas conocer más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría de perros, mascotas o animales.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí