por qué hacen el letargo o hibernación la tortuga

Para imitar al máximo las condiciones de vida en la naturaleza, es importante permitir que las tortugas criadas en nuestros hogares puedan realizar su letargo o hibernación. Debes tener en cuenta una serie de aspectos muy importantes. En CurioSfera-Animales.com, te explicamos cuándo y cómo debe ser la hibernación o letargo de las tortugas mascotas.

No te pierdas el origen de las tortugas

Por qué hibernan las tortugas

Una de las características de las tortugas es que sienten que está llegando el frío o el tórrido verano y se esconden bajo tierra durante meses en busca del calor o del frío, volviendo a aparecer solo cuando la temperatura ambiente vuelve a ser favorable.

Este “doble letargo” ocurre en la naturaleza solo en determinadas zonas, porque en nuestros climas ocurre solo en invierno. Si además las tortugas viven en casa, a menudo hay que ayudarlas: efectivamente, no hace nunca tanto frío para que tengan ganas de ponerse a dormir para ahorrar energías.

Nuestras amigas nos hacen entender sin embargo que el instinto sigue vivo y que necesitan tomarse una pausa, tal vez intentando excavar una madriguera donde refugiarse.

Veamos pues cómo debemos comportamos cuando llega el otoño, es decir, cuando empieza el periodo de letargo.

Cómo preparar a una tortuga para el letargo

Las reglas son más o menos las mismas, con alguna variación dependiendo de si la tortuga es terrestre o acuática, lo que no deja de tener su lógica.

Hibernación de la tortuga terrestre

Se coloca el animalito en una caja grande llena de hojas secas, virutas de madera o paja, junto a un balcón o debajo de una escalera, resguardado de la intemperie, esperando que la caída de la temperatura produzca su efecto.

Cuando vemos que la tortuga ha entrado en letargo, se coge la caja y se coloca en la oscuridad, en un ambiente donde la temperatura sea entre 5 y 10ºC . Un vistazo de vez en cuando nos permitirá ir controlando que todo va bien, pero sin molestar inútilmente al animal.

Hibernación de la tortuga acuática

En este caso basta con reducir gradualmente la temperatura en el interior del acuaterrario, las horas de luz y la comida, hasta eliminarla del todo.

Cuando entra en letargo, la tortuga se coloca en un recipiente un poco más grande que ella, con un nivel de agua que le permita sacar la nariz simplemente alargando el cuello, y colocado en un ambiente frío (siempre a temperaturas de entre 5 y 10ºC).

Una vez al mes hay que observar al animal, limpiar el caparazón con un cepillo blando, agua y jabón de la ropa y cambiar el agua del recipiente (la nueva debe tener la misma temperatura que el agua que hemos cambiado).

Cómo despertar a una tortuga del letargo

Tras dos o tres meses hay que despertar a la dormilona tortuga. En cualquier caso nunca más de cuatro meses, indistintamente del tipo de tortuga que sea.

Cómo despertar a una tortuga terrestre

Al llevar la caja a casa, la temperatura más elevada provocará la interrupción del letargo. Si queremos, para hacer menos brusco el despertar, se puede mojar con un nebulizador la superficie del recipiente, como harían las lluvias primaverales en la naturaleza.

Al cabo de algunas horas, o dos o tres días como mucho, la tortuga saldrá de su escondite. Antes de volver a colocarla en el terrarios hay que acordarse de una cosa muy importante: el baño rehidratante.

Se pone un poco de agua templada (a unos 30ºC) en una cubeta, pero sin llenarla, de forma que al levantar la cabeza el animal pueda respirar. Luego se traslada la tortuga a otra cubeta que contenga agua ligeramente salada (1 cucharadita de sal por cada litro de agua).

Haciendo esto, nuestra mascota podrá recuperar el agua y las sales perdidas durante el letargo. En este punto está lista para regresar al terrario y reemprender su actividad normal.

Cómo despertar a una tortuga acuática

Se devuelve poco a poco la tortuga a un ambiente cada vez más cálido, para trasladarla a su acuaterrario y después de algunos días, se le ofrecen alimentos (al principio, comida ligera pero muy apetitosa).

También en este caso, en el momento del despertar conviene lavar al animal y sumergirlo durante al menos media hora en agua tibia.

¿Es mejor mantener despierta a la tortuga?

Por lo beneficioso que es, porque refleja fielmente su vida en la naturaleza, hay situaciones en que es mejor que la tortuga no haga letargo.

Por ejemplo, animales acabados de nacer, o que no se han acostumbrado todavía a la vida en nuestras casas, o que han tenido problemas de salud y están convalecientes.

Es estos casos, es bueno mantener las condiciones artificiales de temperatura y luz tales que se le pasen a nuestra tortuga las ganas de dormir.

Imágenes de Tortugas

En el siguiente vídeo, te mostramos una bonita recopilación de fotos de tortugas:

Para finalizar, no te pierdas consejos para tener una tortuga

¿Quieres saber más sobre tortugas?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado Cómo es el letargo o hibernación de la tortuga.

Si deseas descubrir más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría tortugas, animales o mascotas.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí