Parece que los Teckels, fueron los precursores de las razas de perros cazadores de orejas colgantes, como los sabuesos. En CurioSfera-Animales.com, te explicamos el origen e historia de la raza Teckel o Dachshund.

No te pierdas otras razas de perro

Origen e historia de la raza Teckel

Existen representaciones de perros de patas cortas y tronco largo en culturas muy dispares de la Antigüedad, como la maya en América, la del antiguo Egipto en África, o la de la China imperial en Asia. Esto ha supuesto una gran cantidad de teorías muy dispares acerca de cuál es el verdadero origen de los teckels.

dachshund historia

Pero las hipótesis más recientes y elaboradas sitúan los orígenes de la raza en un momento más cercano tanto en el espacio como en el tiempo.

En concreto, en los perros zarceros del centro de Europa que evolucionaron hacia perros de caza valientes y con muy buen olfato, y que se caracterizaban por tener casi siempre patas cortas.

A estos canes se les dio el nombre genérico de bracos y, de hecho, fueron los precursores de todas las razas de perros rastreadores y cazadores de orejas colgantes, como los sabuesos o los propios teckels.

Estos perros tejoneros de patas cortas, adaptados a la caza y a la persecución de animales de madriguera, tales como zorros, conejos, liebres, tejones, etc., se fueron haciendo cada vez más populares en los países de la Europa central entre los siglos XVI y XVII.

En el siglo XVIII aparecieron ya unos primeros grabados incluidos dentro del libro El cazador alemán completo, que revelaban la existencia de un perro muy similar al actual teckel o dachshund, nombre con el que también se conoce a esta raza y que en alemán significa “perro tejonero” (de dachs, “tejón”, y hund, “perro”).

origen del perro salchicha

Asimismo, en la literatura cinegética de esa época, que en Alemania era muy abundante y estaba metódicamente detallada, son muchas las descripciones que se pueden encontrar de este tipo de perros. A la larga sirvieron para poder redactar el primer estándar oficial de la raza.

Aunque este perro ya era muy popular desde hacía muchos años e incluso tenía un nivel de aceptación más que notable fuera de Alemania, tanto en los ambientes de caza como entre los aficionados a las recién nacidas exposiciones caninas (de hecho, en 1970 ya se presentó el primer teckel a una exposición canina en Inglaterra), el Deutscher Teckel Club, el club de la raza alemán, no se fundó hasta 1888, siete años después de que se hubiera hecho lo mismo en Inglaterra.

No obstante, la entidad germana se ha considerado desde siempre el «club patrón» de la raza. Y, desde la redacción de su primer estándar oficial en 1889, los postulados de dicho club han sido los que han regido el devenir del teckel a escala internacional.

En efecto, este estándar vino a fijar los criterios morfológicos y selectivos de la raza, y corrigió en parte algunas imprecisiones contenidas en el estándar británico previo.

El primer presidente de este club, el coronel Emil Ilgner, escribió un libro, el mítico Dachshund, en el que decía que “de entre todos los perros de caza el dachshund, o teckel, es, por su estructura, el más pequeño y débil, pero supera a todos en valor y vehemencia”.

Aunque en la actualidad este perro puede presentarse en tres tamaños, el estándar, el miniatura y el conocido como kaninchen, o para la caza del conejo, en este primer estándar redactado por Ilgner no se hacía ninguna mención a los tamaños. De hecho, los dos últimos no fueron contemplados como variedades hasta el año 1925.

Asimismo, junto con estas variantes, existen también variedades en función del pelaje que tenga cada animal. Hay pues, ejemplares de pelo corto (los más antiguos), otros de pelo duro y, finalmente, algunos de pelo largo.

En principio unas y otras variedades de pelo han gozado a lo largo del tiempo de diferente aceptación por parte del público en función de unos criterios y unos gustos un tanto aleatorios, no sujetos a razones de peso realmente objetivas.

Por ejemplo, en un primer momento más del 95 % de los ejemplares existentes eran de pelo corto, seguidos muy de lejos por los de pelo duro y, en último lugar, por los de pelo largo.

Sin embargo, una vez terminada la Segunda Guerra Mundial los porcentajes se igualaron mucho más entre sí y, además, sufrieron notables cambios en cuanto a la predilección del público.

Así, los de pelo corto pasaron a representar tan solo el 25% del total, frente al 42% de los de pelo duro y al 33% de los de pelo largo.

En la década de 1960 las preferencias del gran público volvieron a experimentar un vuelco. De modo que los ejemplares de pelo corto pasaron a ocupar un tercer lugar con apenas el 5% del total de los ejemplares existentes, frente a un 44% de perros de pelo duro y un 52% de pelo largo.

Finalmente, en los últimos años los teckels de pelo duro han pasado a ocupar la posición de máximo privilegio en el corazón de los aficionados. Seguidos a bastante distancia por los de pelo corto y en el tercer lugar se sitúan los de pelo largo.

En 1992 una serie de clubes de esta raza de ámbito nacional, encabezados por el club patrón de Alemania, fundaron la Welt Union Teckel (WUT), la Unión Mundial del Teckel. En la actualidad cuenta con 23 países miembros.

La WUT mantiene un acuerdo de cooperación con la Federación Cinológica Internacional, considerada el máximo organismo regulador de la raza a escala mundial. De sus disposiciones emanan las regulaciones y los cambios en el estándar oficial de la raza.

Y es que dentro de la crianza del teckel se pueden distinguir dos líneas muy claras de desarrollo. Una europea, que deriva de la raza típica alemana y está regida por la FCI y la WUT. Y, otra anglosajona, formada por los perros criados tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos.

En efecto, estos dos países cuentan con un potencial canófilo importantísimo tanto por peso como por historia. Su influencia en el ámbito internacional es tan poderosa que, en ocasiones, han llegado a alterar bastante el tipo y la percepción acerca de la tipicidad de determinadas razas.

Esto es lo que ha ocurrido con el teckel. En los países de influencia anglosajona, encabezados por el Kennel Club inglés y el American Kennel Club estadounidense, se considera que solo existen dos variedades por tamaño: el estándar y el miniatura. Frente a las tres (estándar, miniatura y kaninchen) establecidas por la línea europea del Deutscher Teckel Club, la Welt Union Teckel y la Federación Cinológica Internacional.

Además de esta diferencia, hay otras alteraciones morfológicas y funcionales. De manera que el tipo desarrollado por la línea anglosajona se aleja tanto del original alemán que es relativamente fácil reconocer a unos ejemplares de otros.

Para finalizar, no te pierdas al Terranova

¿Quieres saber más sobre perros?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado Origen e historia de la raza Teckel o perro salchicha.

Para descubrir otras razas de perro, pulsa aquí.

Si deseas conocer más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría de perros, mascotas o animales.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí