Origen Raza Shih Tzu

Esta raza es originaria del Tíbet y desarrollada en China. En CurioSfera-Animales.com, te explicamos el origen e historia de la raza Shih Tzu.

No te pierdas otras razas de perro

Origen e historia de la raza Shih tzu

Este perro, cuya existencia está documentada desde el siglo XVII, tiene su origen en el Tíbet. Aunque fue desarrollado en China y su historia está íntimamente ligada a la realeza de este país.

shih tzu historia y origen

En su formación debieron de contribuir razas como el Lhasa apso y el pequinés.

Durante muchos años su compraventa estuvo prohibida. Se consideraba un animal de alto valor, por lo que ni tan sólo se entregaba como regalo de honor, como sucedía con otros perros.

Se tienen evidencias de la existencia de este perro desde el siglo XVII, pero se sabe que ya existía en la China imperial desde hace miles de años.

Considerado un perro sagrado por la cultura budista, el shih tzu, o “perro león”, se convirtió en un bien muy preciado por los emperadores y nobles chinos. Fruto de los intercambios comerciales, recibió la influencia de razas extranjeras como el carlino o el bichón maltes.

Hace miles de años en China ya existían unos perros de pequeño tamaño capaces de pasar por debajo de las mesas, situadas bastante cerca del suelo.

Muchas de esas razas se fueron perdiendo, pero hubo otras que sobrevivieron y contribuyeron a la formación de algunas nuevas que han llegado hasta nuestros días, como es el caso del shih tzu.

shih tzu origen

En realidad el origen de esta raza es un poco oscuro y en su historia se mezclan datos contrastados con suposiciones. E incluso con leyendas más cercanas a la tradición y a la fantasía que a la realidad.

De lo que no cabe duda es de su estrecha relación con los perros tibetanos, unos canes que los monjes budistas del país del Himalaya tenían siempre guardando sus templos y cuya apariencia recordaba vagamente a la de un león.

De hecho, el león es un animal con un alto valor simbólico para el budismo, por lo que el empeño en criar perros con dicha apariencia no es casual. El shih tzu, o “perro león”, desciende, pues, del tronco más antiguo de perros sagrados del Tíbet.

De todos es sabido que la relación de este pequeño país del Himalaya con China ha sido siempre un tanto problemática. Por lo tanto, es muy probable que ejemplares de las razas caninas sagradas llegasen hasta la corte imperial china en señal de buena voluntad. Y que pasaran luego a ocupar un lugar relevante en las preferencias de los monarcas y de su familia.

Por otro lado, hasta este gran país, objeto de deseo desde siempre por parte de las expediciones comerciales de distintos países del mundo llegaron perros de pequeño tamaño. Procedentes sobre todo de los países del Mediterráneo, como obsequio a los nobles chinos para afianzar las relaciones de intercambio con el gigante asiático.

Y es muy posible que dichos perros (tachones malteses, pequeños spaniels y carlinos, entre otros) se cruzaran con los perros llegados del Tíbet como regalo de los daláis lamas. Y con otras razas locales ya existentes, como es el caso del pequinés.

Ya en el siglo XIX, la emperatriz Tzu Hsi se reveló como una extraordinaria cinófila y se hizo mundialmente conocida por la cría de varias razas como el carlino, el pequinés y el shih tzu.

Contaba con modernas instalaciones y trataba de mantener la cría pura de cada raza por separado. A pesar de que los eunucos, que se encargaban de cuidar a los perros, realizaran en secreto algunos cruces. Entre ellos buscando reducir el tamaño y fijar algunas marcas características.

Cuando Tzu Hsi murió en 1908, su criadero se dispersó y los distintos ejemplares fueron a parar a destinos diversos. Pero algunos cayeron en manos de particulares que continuaron una crianza esporádica.

criadores de shih tzu

No obstante, ésta también acabó perdiéndose con la llegada de la revolución comunista.

El régimen de Mao quiso borrar cualquier vestigio del pasado imperial, incluidos los perros, que eran un reflejo del lujo y la ociosidad de las clases nobles (cómo el bulldog francés), de modo que su crianza e incluso su tenencia estuvieron prohibidas durante muchos años.

La Federación Cínológica Internacional reconoce el origen tibetano de la raza, pero el patronazgo de la misma se lo ha otorgado al Reino Unido, país en el que la raza encontró su lugar de salvación, y no a China.

Y es que, aunque, como se ha visto, es cierto que se dieron casos aislados de importaciones al país asiático. Sobre todo en forma de regalos recibidos de los monjes tibetanos, la cría del shih tzu en China sólo se dio de manera testimonial y no dejó vestigios de importancia.

De hecho, en la actualidad la herencia genética de la raza en su totalidad procede de siete hembras y de siete machos utilizados en Inglaterra. Incluyendo entre ellos a un pequinés cuyo cruce fue admitido por el Kennel Club en 1952. Este cruce fue realizado por un criador sin experiencia. No pidió una autorización justificada previa y que comunicó el hecho a posteriori. Lo que provocó algunos problemas.

El resto de pilares fundadores de la raza son tres ejemplares importados por lady Brounrigg. Los cuales formaron la base fundacional del famoso criadero Taishan, siete perros más llegados a Inglaterra entre 1933 y 1959, y los tres shih tzus importados desde China por la criadora noruega Henrik Kauffman. Entre los que se incluía la única hembra procedente del criadero imperial que llegó a Europa.

Para finalizar, no te pierdas al Smooth collie

¿Quieres saber más sobre perros?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado Origen e historia de la raza Shih Tzu.

Para descubrir otras razas de perro, pulsa aquí.

Si deseas conocer más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría de perros, mascotas o animales.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí