cómo ayudar a una gata a parir

Pocas cosas hay más bonitas que asistir y preparar el parto de una gata. Ver como los gatitos vienen a la vida es una experiencia inolvidable. Pero antes, es muy importante que sepas cómo ayudar a una gata durante el parto para que todo salga bien. En CurioSfera-Animales.com, te explicamos qué debes saber y qué hacer antes, durante y después del parto de una gata.

No te pierdas cómo saber si mi gata en celo

Cómo ayudar a una gata antes del parto

A medida que se aproxima el momento del parto, la gata pasará más y más tiempo en la caja arreglando el nido e instalándose a su comodidad. Probablemente ella no necesite tu ayuda, pero tienes que prepararte para poder ofrecérsela.

Llegado el gran momento del parto de tu gata debes tener preparadas tijeras esterilizadas e hilo, agua hervida tibia, un paño suave, toa­llas, una bolsa de agua caliente, lápiz y papel.

La gata te avisará con uno o dos suaves maullidos cuando esté lista para el parto. Es posible que acuda a buscarte, estés donde estés, para que la sigas al nido.

Naturalmente también es posible que decida no avisar, aunque estés en casa en el momento del parto. Puede que no te des cuenta de lo que está sucediendo hasta después del nacimiento de los gatitos.

Ciertos conocimientos acerca del desarrollo del feto de gato pueden serte útiles si tienes que ayudar a la gata durante el parto:

  • El feto se desarrolla en una bolsa llena de líquido que está conectada a la placenta, un disco de carne fijo a la pared uterina por el cordón umbilical. Mediante este cordón el feto recibe los nutrientes.
  • Durante el proceso del parto los músculos del útero se contraen para empujar al feto dentro de su bolsa hacia abajo y hacia afuera, por la abertura vaginal.
  • La mayoría de los gatitos nacen de cabeza, aunque algunas veces asoman primero las patitas. En este caso no hay que alarmarse, a menos que tu gata sea especialmente pequeña o que haya tenido complicaciones en el pasado.

Cómo ayudar a una gata durante el parto

A veces los partos de las gatas duran varias horas; esto es bastante común. Sin embargo, si las contracciones han durado largo tiempo pero aún no aparecen los gatitos, es probable que haya algún problema y deberías llamar a tu veterinario.

  1. Puede que tengas que ayudar cuando la gata está empujando pero tenga dificultades para expulsar los gati­tos. No metas los dedos en la vagina de la gata y no intentes sacar los gatitos forzando. Asegúrate de que tienes las manos bien limpias.
  2. Usa una toalla para sujetar la bolsa después que haya asomado un poco. No tires del gatito; solo tienes que sujetarlo para que no vuelva a meterse dentro de la madre. Con cada contracción asomará un poco más.
  3. Cuando el gatito haya salido, un tironcito del cordón umbilical hará salir la placenta. Comprueba que haya una placenta por cada gatito.
  4. Si queda material de la placenta dentro de la madre, su salud puede correr grave peligro. Si esto llegara a ocurrir, tendrás que llamar al veterinario.
  5. Cuando el ga­tito haya salido, tienes que romper la bolsa con cuidado y sacarlo, empezando por la cabeza.
  6. Corta el cordón umbilical con las tijeras esterilizadas, a unos 5 cm del ombligo del gatito. Átalo con el hilo esterilizado. Al cabo de unos pocos días el cordón se secará y se desprenderá.
  7. Si el gatito no respirara, cógelo con una toalla y frótalo. Debería comenzar a respirar de inmediato. Puedes sujetar el gatito cabeza abajo durante un momento para ayudarlo a despejar sus pulmones.

Normalmente, los gatitos suelen nacer con la bolsa intacta. La gata romperá la bolsa, morderá para cortar el cordón umbilical y se comerá la bolsa, el cordón y la placenta.

Si los gatitos nacen en rápida sucesión es posible que la madre no tenga tiempo para hacer esto, y tendrás tú que ayudarla a sacar las bolsas, etcétera, de la manera más discreta posible.

Después la madre lamerá a sus crías para secarlas. Normalmente se oyen una cantidad de maullidos y gemidos, ya que los gatitos suelen comenzar a ejercitar sus voces inmediata­mente.

Cómo ayudar a una gata después del parto

Cuando ya hayan nacido todos los gatitos, la gata se limpiará a sí misma, contará las narices y se dedicará a cuidar a sus pequeños. Pero aunque haya finalizado el parto, todavía queda un poco de trabajo por hacer por tu parte:

  1. Puedes dar a la gata algo de leche tibia, porque es casi seguro que estará sedienta o hambrienta.
  2. Pon sábanas limpias en el nido, y saca del nido el material sucio poco tiempo después del parto.
  3. Una camada normal suele ser de cuatro gatitos, pero no te sorprendas demasiado si solo se compone de uno o de diez.

En este punto, tan solo queda saber el sexo de los gatitos y que cuides de ellos con mucho amor y cariño. Puedes leer qué cuidados necesitan los gatos recién nacidos para obtener más información.

Importante: Este artículo es meramente informativo. Siempre recomendamos que en primer lugar acudas a un veterinario de confianza con tu mascota.

Para finalizar, no te pierdas cómo cuidar a un gato nacido sin mamá

¿Quieres saber más sobre gatos?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos haberte ayudado con este artículo titulado Cómo ayudar a una gata a parir.

Si quieres conocer más curiosidades sobre el mundo animal, entra en la categoría animales o mascotas. Para información sobre el comportamiento o salud de los gatos pulsa aquí.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí