Origen de la raza Boyero de Berna

Originario de Suiza, pocos perros fueron y son tan buenos en su trabajo: ser perro de guardia. En CurioSfera-Animales.com, te explicamos el origen e historia de la raza Boyero de Berna.

No te pierdas otras razas de perro

Origen e historia de la raza Boyero de Berna

El origen del boyero de Berna, en los alrededores de la ciudad de Berna, en la región de la meseta de Suiza, históricamente este can se usaba tradicionalmente como perro de granja.

Primero fue guardián de la casa y luego acompañante de la familia, pero terminó convirtiéndose en un perfecto auxiliar de las pequeñas queserías familiares suizas.

cuál es el origen del Boyero de Berna

Trabajaba como animal de tiro llevando en pequeños carros las cántaras de leche recién ordeñada.

A diferencia de otros boyeros, el de Berna nunca se ha usado como perro de pastoreo, ya que los granjeros de la zona solían tener un número muy limitado de vacas y en esa área no había rebaños de cabras ni de ovejas. Es fuerte, musculoso y tranquilo.

No existen datos muy fiables que corroboren la antigüedad de esta raza, pero sí se conservan grabados y pinturas del siglo XVIII, en los que ya aparecen perros de similar factura.

Y, tanto su desarrollo como su selección, sus habilidades naturales y su temperamento se pueden explicar atendiendo a la particular idiosincrasia de la región en la que se creó.

Durante los siglos XVIII y XIX la región de Berna vivía plácidamente y ajena a las convulsiones político-económicas que se estaban dando en su entorno.

cuál es la historia del boyero de Berna

Los granjeros acudían a los mercados cercanos a pie, acompañados de sus grandes y nobles perros, que tiraban de pequeños carros en los que transportaban la leche o los quesos para vender.

Por lo general, estos granjeros suizos tenían una media de cuatro o cinco vacas que pastaban en terrenos de más de una hectárea.

Y, como no existían todavía las lecherías mecanizadas y aún no se había hecho habitual la explotación del ganado en establos, los granjeros tenían que desplazarse hasta el mismo prado para ordeñar a sus vacas allí mismo y verter después la leche del cubo en unas grandes lecheras, las mismas que los boyeros llevaban luego en sus carritos.

Se prefería que esta labor la llevaran a cabo los perros, en vez de los caballos, porque eran mucho menos pesados, igual de fuertes y trabajadores, y contaban con un mejor agarre para moverse por los pastos mojados y resbaladizos.

Estos mismos perros pasaban también la mayor parte del día haciendo compañía a su amo en el campo, o al resto de la familia dentro de la casa. Y, esta circunstancia se alargaba casi eternamente durante los largos inviernos.

Por ello, los granjeros suizos deseaban que estos perros grandes, fuertes y resistentes, fueran también tranquilos, sosegados y de carácter afable. Y que, a la vez, supieran tener siempre un ojo y un oído puestos en vigilar los alrededores de la granja.

A finales del siglo XIX, las modas se impusieron también en materia canina y a Suiza llegaron muchas razas nuevas que provocaron una disminución en el número de ejemplares de boyero de Berna.

Algo parecido sucedió con otras razas nacionales, que fueron perdiendo fuelle frente a la pujanza de, especialmente, las razas llegadas desde Francia y desde Alemania.

Boyero de Berna Origen

Esta pérdida de popularidad de las razas autóctonas coincidió además con un periodo de crecimiento económico. Los productos lácteos suizos empezaron a ser muy apreciados fuera de sus fronteras.

Un gran número de granjeros decidieron ampliar sus explotaciones iniciando en muchos casos una crianza, o al menos un ordeño, del ganado en el establo, cosa que fue dejando sin sentido el trabajo de los boyeros, que a partir de entonces comenzaron a ser cada vez más escasos.

Ante esta situación, a finales del siglo XIX dos conocidos profesores, Albert Heim y Franz Schertenleib, encabezaron una campaña de recuperación de las razas suizas y trataron de reorganizar la crianza del boyero suizo. Buscaron entre las numerosas granjas de la zona a los ejemplares que más y mejor se ajustaban al ideal de la raza.

Los esfuerzos de estos apasionados llevaron a otros a seguir sus pasos y, con el tiempo, se fundó en el país helvético una entidad de carácter nacional dedicada a la promoción de las razas animales autóctonas. Incluía, además de a los perros, a vacas, caballos, cabras, cerdos, aves e incluso conejos.

Para finalizar, no te pierdas el origen de la raza Braco alemán de pelo corto

¿Quieres saber más sobre perros?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado Origen e historia de la raza Boyero de Berna.

Para descubrir otras razas de perro, pulsa aquí.

Si deseas conocer más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría de perros, mascotas o animales.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí