Saltar al contenido
CurioSfera Animales

Chin o Spaniel Japonés – Origen e Historia

Origen raza chin o spaniel japonés

Esta raza desciende de unos canes que los soberanos de Corea regalaron a los emperadores de Japón. Desde entonces, esta raza estuvo durante siglos muy ligada a la nobleza nipona. A Europa no llegó hasta el siglo XIX y fue acogido con entusiasmo como perrito faldero. En CurioSfera-Animales.com, te explicamos el origen e historia de la raza Chin o Spaniel japonés.

No te pierdas otras razas de perro

Origen de la raza Chin Japonés

También conocida como spaniel japonés o chin japonés, ésta es otra de las razas orientales que desde el principio fue concebida como perro de compañía. Dado que su única y principal función ha sido siempre la de hacer más placentera la vida de sus propietarios.

cuál es el origen de la raza chin

Aunque su nombre y su patronazgo pertenecen a Japón, país en el que la raza se ha desarrollado plenamente, el origen de la misma se encuentra en China y en Corea.

A Europa llegó a partir del siglo XIX. Acompañaba en su regreso a las expediciones comerciales que volvían a Europa a través de la Ruta de la Seda. Pronto se convirtió en un animal muy celebrado entre las clases sociales más altas. Éstas fueron las promotoras de la crianza organizada de perros de pura raza.

Convertido desde hace siglos en uno de los canes favoritos de la nobleza japonesa, el chin empezó pronto a ser considerado un preciado obsequio para dignatarios. También lo era, para representantes co­merciales que llegaban hasta Japón.

Y como sucedía con otras razas de la zona, o bien éste o bien al­guno de sus antecesores eran una de las razas que los monjes budistas tenían en sus templos.

En realidad, ésta es la razón de su origen y desarrollo como animal de compañía: la vida en un entorno de paz, meditación y tranquilidad, sin necesidad de desarrollar habilidades para la caza, la guarda o el pastoreo, se tradujo en la aparición de perros de pequeño tamaño, físico atractivo. Y, un tempera­mento y una personalidad especiales, con una función principal, la de acompañar y hacer algo más agradable el día a día a sus dueños.

En las casas de la nobleza nipona y en el palacio imperial estos canes eran cuidados a diario por los eunucos, los ministros o empleados favoritos del emperador. Éstos procuraban satisfacer todas las necesidades y deseos de los perros.

De hecho, la posición que ocupaban era tan relevante y las aten­ciones y cuidados recibidos eran tales, que esto contribuyó sobremanera a forjar su carácter tan particular y altivo.

historia de la raza chin

Los ciudadanos de a pie no podían tener un perro de esta raza. Su nobleza se comparaba a la de sus amos, pues su posesión denotaba, de manera automática, la posición social de sus dueños.

Habitualmente se regalaban como muestra de honor y de respeto. En ocasiones, se incluían en transacciones comerciales, y se valoraban entonces por encima del mismo oro.

Historia de la raza Chin

Fuera del entorno del nacimiento y desarrollo de la raza chin, los primeros países a los que llegaron ejemplares fue­ron los que venían dominando el comercio internacional desde el siglo XV. Es decir, España, Francia, Italia, Holanda, Portugal e Inglaterra.

spaniel japonés historia de la razaEstos países vieron cómo hasta sus cortes y pequeños palacios llegaban unos exóticos perros de compañía que enseguida cautivaban a las damas y que supusieron el origen de otras razas derivadas.

A mediados del siglo XVII, Japón, pensando que las influencias extranjeras podían acabar con las tradiciones ancestrales y con la importante cultura del país, cerró completamente sus puertas a cual­quier tipo de relación con el exterior.

Este aislamiento casi absoluto se prolongó durante 200 años. Hasta que a mediados del siglo XIX el almirante Perry, enviado por el presidente de Estados Unidos Franklin Pierce, con la aquiescencia de la reina Victoria de Inglaterra, fue hasta allí para reabrir las relaciones del imperio nipón con el mundo occidental.

Una vez alcanzados los acuerdos perseguidos, Perry regresó y su barco iba cargado con los regalos que los emperadores de Japón le habían hecho en señal de agradecimiento, reconocimiento y buena voluntad.

Entre dichos regalos destacaban tres parejas de chins japoneses. Una para el propio almirante y otra para el presidente de Estados Unidos. La última para la reina inglesa, gran aficionada a los perros de raza.

No obstante, ninguno de estos canes tuvo una influencia importante en el desarrollo de la raza en Occidente. Y, de los únicos ejem­plares de los que se tienen datos posteriores a la expedición de Perry es de la pareja que éste se llevó para sí mismo, que después regaló a su hija Caroline. Cuyo hijo, curiosamente, acabó siendo presiden­te del American Kennel Club entre los años de 1888 y 1915.

Al reanudarse las relaciones comerciales de Japón con Occidente se establecieron florecientes rutas nuevas. Al archipiélago nipón llegaron marineros y comerciantes que fundaron allí sus negocios.

Muchos de ellos se interesaron por la compra de aquellos pequeños perros. Los veían acompañando a las damas más importantes o habitando en las casas de los señores con los que negociaban. Pero otros ejemplares, simplemente se robaron de sus casas o vendidos de forma fraudulenta por sirvientes deshonestos.

Trasladados a bordo de los barcos que regresaban a Europa, fueron vendidos más tarde como objetos preciosos y exóticos, muy valorados en la época. Estos ejemplares llegados al Viejo Continente en la segunda mitad del siglo XIX fueron, ahora sí, los verdaderos responsables del desarrollo de la raza.

No obstante, en la popularización y gran fama conseguida por el chin tuvo un papel muy importante la reina Alejandra de Dinamarca, casada con el rey Eduardo VII de Inglaterra. A quien en 1863, con motivo de su boda, le regalaron un ejemplar de la raza.

A éste le siguieron otros, y se hizo habitual ver a la soberana acompañada siempre de sus perros en cualquier lugar y ocasión. Esto contribuyó a aumentar el interés de los aficionados a los perros de la época. Hasta el punto de que se inició su crianza y la raza empezó a participar en las nacientes exposiciones caninas.

Para finalizar, no te pierdas el origen de la raza Pequinés

También, te puede interesar cómo es el carácter de la raza Chin o Spaniel japonés

¿Quieres saber más sobre perros?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado Origen e historia de la raza spaniel japonés o chin.

Para descubrir otras razas de perro, pulsa aquí.

Si deseas conocer más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría de perros, mascotas o animales.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *