Origen Raza Vizsla o Braco húngaro

Esta raza cuenta con una extensa historia. Es probable que en sus orígenes se cruzara con el extinguido perro amarillo de Turquía. En CurioSfera-Animales.com, te explicamos el origen e historia de la raza Vizsla o Braco húngaro.

No te pierdas otras razas de perro

Origen e historia de la raza Vizsla

Algunos investigadores piensan que el origen del braco húngaro o vizsla, raza nacional de Hungría, se remonta al siglo IX. Aunque no todos los autores están de acuerdo con dicha afirmación, pues hay quien lo sitúa entre los dos siglos posteriores.

En cualquier caso, es un perro con una larga e interesante historia. Las primeras representaciones artísticas de perros de este tipo datan de los siglos XIIIy XIV.

Sus orígenes más remotos son difíciles de precisar. Es probable que apareciese ya por la región, al menos en su tipo original, junto a las hordas magiares que llegaron al país desde Asia y que se establecieron a lo largo de toda la cordillera de los Cárpatos.

origen raza de perro braco húngaro

Estos pueblos viajaban con perros de varios tipos: mastines, perros pastores y perros de caza, de los que deriva el actual braco húngaro o vizsla.

Es muy posible que en un primer momento se cruzaran algunos de estos perros de muestra locales húngaros con el extinguido perro amarillo de Turquía.

Pero más adelante recibieron muchas otras influencias, algunas de perros ya desaparecidos, como el sabueso de Panonia o el copie rumano.

Otras de perros más conocidos como los setters, el perro de Saint-Hubert, el beagle, el galgo inglés o el galgo árabe. Evidentemente, esta variedad de sangres acabó conformando una raza versátil, adaptable y excelente para muchos tipos de propietarios diferentes.

A finales de la Edad Media y en los albores de la Edad Moderna éste fue el perro de caza favorito de la nobleza húngara y se utilizaba para rastrear y mostrar las aves mucho antes de que se introdujeran las armas de fuego en la caza menor, cuando aún se trabajaba con redes o bien con la ayuda de halcones.

historia y origen del perro vizsla

Pues una vez que las armas empezaron a ser una herramienta de uso común para la caza, a principios del siglo XVIII, las necesidades de los cazadores cambiaron y se hizo imprescindible contar con un tipo de perro versátil.

Estos canes debían poseer capacidades para auxiliar en todo tipo de caza: pelo, pluma, etc., y en cualquier terreno, ya fuera en las planicies de Hungría, en zonas de vegetación variada, o en áreas boscosas y de montaña.

Estos perros debían ser rápidos, tener mucha potencia inicial y gozar de un muy buen olfato que les permitiera captar los vientos de la caza y mostrar con firmeza y fiabilidad.

También se valoraba su fuerza y valor, pues en ocasiones se los utilizaba en artes de caza mayor, especialmente de ciervos, jabalíes y lobos.

A lo largo del siglo XX la raza pasó sus peores momentos debido a la convulsa situación que vivió el continente europeo durante casi 50 años.

cuál es la historia de la raza vizsla

Con la Primera Guerra Mundial y el cambio que supuso la caída definitiva del antiguo Imperio Austrohúngaro, Hungría pasó en unos años de ser uno de los países protagonistas en la esfera internacional a convertirse en un país revestido de la púrpura de la historia pero con un presente mucho más modesto.

Además, la contienda fue de una crueldad inusitada y dejó tras de sí un número increíble de bajas humanas, así como toda una serie de consecuencias que marcaron el porvenir de muchos países.

En materia canina, por ejemplo, la crianza, la exposición e incluso la tenencia de perros como animales de compañía decayó enormemente debido a la crisis económica y a las penurias que se vivieron en los años de la contienda y en la dura posguerra.

De hecho, según los expertos más reconocidos de la raza, el braco húngaro quedó diezmado y sólo una docena de ejemplares pudieron resistir los embates de la guerra.

perro de caza braco húngaro

Gracias a estos 12 “supervivientes”, y sobre todo al enorme trabajo llevado a cabo por los criador, incondicionales, se pudo salvar una rasa condenada a la extinción, ya que se considera que todos los vizslas actuales descienden de aquellos “doce magníficos”.

Y cuando parecía que la raza experimentaba un evidente repunte, la llegada de la Segunda Guerra Mundial supuso un nuevo parón en sus expectativas de crecimiento.

Pero esta vez no se llegó a extremos tan dramáticos porque, además, la internacionalización de la guerra y la intervención en la contienda de ejércitos de países de todo el mundo propició que muchas razas caninas fueran conocidas por personas ajenas a su lugar de origen. Las cuales después realizaron interesantes importaciones.

En este sentido, el braco húngaro no fue una excepción y a partir de la década de 1950 empezó su proceso de expansión.

Corrió paralelo a unos años de cierto parón, a comienzos de la dominación soviética de Hungría, cuando se consideraba que la crianza de perros de pura raza era un asunto burgués que no merecía gozar de la atención oficial.

evolución raza braco de Hungría

Por fortuna, Hungría fue uno de los llamados “países del Este” que contó con mayor libertad y más capacidad de decisión propia, por lo que siempre se cuidaron las razas caninas nacionales, se potenció su crianza y selección, y se permitió la salida de ejemplares al exterior.

Por otro lado, algunos emigrantes húngaros que salieron del país después de que acabara la guerra se llevaron a sus perros consigo hasta lugares tan lejanos como Estados Unidos o Australia.

En aquel entonces ya existían dos variedades dentro de la raza, que se diferenciaban básicamente por la calidad de su pelaje.

Una de ellas es la de pelo corto, la más antigua y tradicional, y la otra es la de pelo duro, menos conocida y de creación más reciente.

Esta última surgió en la década de 1930, cuando algunos cazadores buscaron desarrollar un perro de mayor tamaño y más fuerte que el original. Y, con un pelaje que lo hiciera más resistente al clima extremo del invierno húngaro y a las agresiones de la espesa maleza que se da en determinadas zonas de este país.

Vasas Jozsef, propietario del criadero Csaba, fue el iniciador oficial del programa de selección de la variedad, hecho que supuso un cisma en la raza y que provocó mucha controversia en su momento.

asociación raza vizsla

Los defensores de la variedad original decían que se estaba atentando contra la pureza de la raza y que aquellos nuevos perros de pelo duro y áspero no podían ser considerados vizsla.

Cierto es que, aparte de buscar un pelaje nuevo y distintivo, los impulsores de la nueva variedad se propusieron como objetivo principal preservar todas las características temperamentales tradicionales de la raza y procuraron afectar lo menos posible su estructura física general.

En los primeros años de selección fue fundamental la cooperación de Gresznarik László, uno de los mejores criadores de bracos alemanes de pelo duro de aquella época.

De hecho, los cruces iniciales para crear la variedad de pelo duro se realizaron entre dos hembras de vizsla y un braco alemán de pelo duro y de color sólido.

Después se fueron haciendo combinaciones entre los frutos de estos cruces hasta conseguir fijar de manera estable el color y el tipo de pelaje deseados.

Para finalizar, no te pierdas la raza Weimaraner

¿Quieres saber más sobre perros?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado Origen e historia de la raza Vizsla.

Para descubrir otras razas de perro, pulsa aquí.

Si deseas conocer más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría de perros, mascotas o animales.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí