Saltar al contenido
CurioSfera Animales

Setter Inglés | Carácter y Características

setter inglés descripción

El setter inglés es el más antiguo perro de muestra británico. Su comportamiento es equilibrado, obediente, cariñoso y siente devoción hacia su familia. Es fácil de cuidar y tiene una salud muy buena, lo que lo convierte  en un perro de caza excepcional y en un grandísimo animal de compañía. En CurioSfera-Animales.com, te explicamos el carácter y características del setter inglés.

No te pierdas las características del Pointer inglés

Características del Setter inglés

La apariencia física general de un setter inglés es la de un perro musculoso, de contornos nítidos, con una figura y unos movimientos elegantes. Puede medir hasta 68 cm a la altura de la cruz y pesar hasta 30 kg.

Perro de trabajo, activo, atlético y diseñado para la caza, este can posee un cuerpo fuerte y bien cons­tituido. Esto le permite trabajar en el campo con eficacia durante largas jomadas pero que necesita hacer ejercicio de forma continuada.

El setter inglés desarrolla un movimiento libre y armonioso. Desde el momento que lo inicia exhibe gran velocidad y una excelente resistencia.

setter inglés tamaño y peso

Las patas de­lanteras se mueven con libertad bajo el poderoso impulso que proporcio­nan las patas traseras. Vistas desde atrás, las articulaciones de la cadera, las rodillas y el corvejón están en línea durante el movimiento. La cabeza se mantiene naturalmente alta.

Su pelo es ondulado, largo y sedoso, con buenos flecos. El color de fondo suele ser el blanco, y aparece manchado, normalmente en forma de un moteado llamado Belton, en color naranja, limón, negro o hígado, los dos últimos a veces con marcas fuego.

  • Energía: Alta. Activo, enérgico y vital, necesita realizar mucho ejercicio a diario.
  • Temperamento: Es un animal resistente, con gran predisposición para la caza, obediente, amable y muy cariñoso.
  • Adaptabilidad: Alta. Puede acomodarse a la vida en cualquier entorno, pero siempre que tenga a su familia cerca y pueda hacer mucho ejercicio.
  • Sociabilidad: Alta. Es muy cariñoso con su familia y también con otros animales y personas Resulta un compañero ideal de los niños.
  • Salud: Buena. Puede padecer displasia de cadera o bien ciertas afecciones oculares o auditivas.
  • Longevidad: Media/Alta. Vive entre 10 y 14 años.
  • Utilidad: Versátil. Es un gran perro cazador, pero también un excelente animal de compañía.

La verdad es que el setter inglés es un perro muy hermoso y elegante, con una musculatura larga y elástica, y dotado de un manto suave y sedoso con abundantes flecos largos. Pero, por otro lado, también resulta un animal de trabajo eficaz, obediente y poderoso.

Por ello, contenta tanto a los aficionados que se acercan a él por su aspecto físico, como a los que admiran su gran capacidad para ser empleado como perro de caza o de utilidad.

Carácter y comportamiento del Setter inglés

El carácter de un setter inglés es siempre amistoso y afable. Su comportamiento es el de un perro muy activo, dotado de agudos sentidos y de un gran instinto para la caza.

setter inglés comportamiento

Gracias a su temperamento trabajador, rápido y silencioso, y a su excelente olfato, el setter inglés es un maravilloso perro capaz de cazar en diferentes terrenos y a distintas especies.

Pero su gran versatilidad lo hace ir más allá y lo convierte en un can de comportamiento muy divertido y estimulante para personas dinámicas, familias con niños e inclu­so para ancianos o personas sedentarias que tengan ganas de dejar de serlo.

Con esta mascota en­contrarán un acompañante perfecto para dar largos paseos, realizar salidas al campo y excursiones por la montaña o acercarse a la playa, donde podrán ver moverse en total libertad a este perro que es, ante todo, un extraordinario atleta.

¿Es un perro activo?

El setter inglés tiene que estar casi siempre ocupado en alguna tarea o realizando una función concreta si se desea que alcance un buen equilibrio físico y mental. Si no hace ejercicio a diario se puede volver muy nervioso y resultar difícil de manejar.

Por ello, aquellas perso­nas que no estén interesadas en emplear a su setter en la caza es muy recomendable, por no decir imprescindible, que busquen una actividad alternativa en la que poder ocupar a su perro.

Pueden escoger prácticamente entre todos aquellos deportes caninos que impliquen un alto grado de activi­dad. Por supuesto, deben brindarle la oportunidad de disfrutar a diario con largos paseos y con sesiones de ejercicio en los que el animal pueda correr en plena libertad. Eso sí, teniendo siempre la precau­ción de soltarlo en un lugar acotado y seguro.

De todas formas, el nivel de energía, esta necesidad de realizar alguna actividad deportiva y el grado de nerviosismo de cada setter muchas veces vienen dados por su procedencia. Existen grandes diferencias entre los perros que derivan de líneas de sangre puramente de trabajo y los que descienden de líneas de belleza.

Así como en el campo éste es un animal exuberante, lleno de vitalidad y de dinamismo, que se convierte en todo un espectáculo para la vista, en cuanto está dentro de casa se suele mostrar muy calmado y es capaz de permanecer acostado junto a su dueño durante horas.

¿Es un buen perro de compañía?

El setter inglés es muy recomendable como animal de compañía debido a su excelente disposición, dulzura y belleza.

el setter inglés es un buen perro de compañía

Esta es precisamente, una de las causas del gran nivel de popularidad que ha alcanzado este can, por encima de sus virtudes como perro de caza.

¿Cómo se comporta con los niños?

Amigable y muy cariñoso, es un extraordinario perro de familia, especialmente recomendable para los niños, de los que se con­vierte en compañero y cómplice inseparable.

En Estados Unidos, por ejemplo, ha sido incluido entre las razas ideales para familias que tienen niños, según estudios encargados por la Asociación Nacio­nal de Pediatría. Esto da prueba de la fiabilidad de su carácter y de su idoneidad como animal social y mascota familiar.

¿Cómo se comporta con otros perros y mascotas?

En cuanto a su relación con otros perros o con mascotas de otras especies, la verdad es que sus niveles de dominancia son bastante tolerables, por lo que, en general se lleva bastante bien con ellos.

En cualquier caso, lo ideal es que el cachorro crezca acostumbrándose y en contacto con otros perro y mascotas de otras especies. Así se podrá garantizar una buena futura relación con ellos.

¿Puede vivir en un apartamento o en la ciudad?

Es un perro que se adapta muy bien a vivir en un apartamento en la ciudad. Pero debe poder hacer ejercicio a diario. Esto incluye largos paseos, jugar, poder andar y corretear suelto dentro de un entorno seguro, y poder olfatear libremente.

¿Se le puede dejar solo mucho tiempo?

A este can le gusta pasar la mayor parte del tiempo junto a su familia. No es un perro adecuado para vivir en una perrera ni para permanecer solo largas temporadas. En esos casos se vuelve nervioso y ruidoso, e incluso puede llegar a convertirse en un verdadero inconveniente si se encuen­tra rodeado por casas de vecinos.

Morfología y aspecto físico

morfología setter inglés

Cuerpo

Dotado de un pelaje espectacular y característico, el setter inglés presenta una estructura corporal muy alargada, una impresión que acentúa su lomo ancho, ligeramente abombado y musculoso, y una línea dorsal levemente ondulada.

Pies. Presentan unos dedos grandes, fuertes y arqueados, con mucho pelo en los espacios interdigitales. Las almohadillas son fuertes, gruesas y resistentes.

Cola. De porte horizontal, presenta un pelaje característico de flecos, brillantes y ondulados, que empiezan debajo de la base de la cola y disminuyen progresivamente hacia la punta.

Pelo. Ondulado, sin formar rizos, en todo el cuerpo es largo y de textura suave y sedosa. Presenta flecos abundantes en el pecho, bajo el vientre y detrás de los cuartos traseros.

Cabeza

Es delgada, alargada y ovalada en la zona entre las orejas. Presenta un stop bien definido y un hocico cuadrado y alto. La trufa puede ser negra o hígado.

Ojos. Son ovalados, dulces, expresivos y brillantes. Pueden vanar de color; normalmente, los más claros se dan en los ejemplares de color hígado Belton.

Orejas. De longitud media, se insertan a baja altura, caídas, y están pegadas a la cabeza y dobladas formando pliegues bien definidos Las puntas son flexibles y de tacto suave.

Colores del setter inglés

Predominan las combinaciones negro y blanco (azul Belton), na­ranja y blanco (naranja Belton), limón y blanco (limón Belton), hígado y blanco (hígado Belton). También tricolor, es decir, azul Belton y fuego, o hí­gado Belton y fuego. El Belton se presenta distribuido por todo el cuerpo.

«Belton» es el nombre especial que se utiliza para describir el moteado característico del pelaje del setter inglés. Se trata del nombre de un pueblo situado en la región inglesa de Northumberland.

Estándar de la raza

  • Origen: Reino Unido.
  • Tamaño y talla: Muy grande.
  • Altura a la cruz: entre 65 y 68 cm los machos; y entre 61 y 65 cm las hembras.
  • Peso: entre 25 y 30 kg los machos; y entre 23-28 kg las hembras.
  • Clasificación FCI: FCI nº 2. Grupo 7 – Perros de muestra. Sección 2 – Perros de muestra ingleses e irlandeses.
  • Utilización: Muestra y compañía.
  • Otros nombres: English Setter / Setter anglais / Englischer Setter.
  • Apariencia general: Es un perro de tamaño grande, con un perfil nítido y bien definido, y una apariencia elegante y armoniosa.
  • Cabeza: Siempre la lleva en alto y es larga y enjuta.
  • Cráneo: Ovalado entre las orejas, con una gran capacidad cerebral, pre­senta una protuberancia occipital claramente definida.
  • Depresión naso-frontal (stop): Está bien marcada.
  • Hocico: Es moderadamente alto y bastante cuadrado, de estructura fuerte y poderosa.
  • Trufa: Según del color del pelo, puede ser negra o de color hígado. Mues­tra unas ventanas nasales amplias y abiertas.
  • Mandíbulas: Los maxilares, de longitud casi igual, son fuertes y presentan una dentadura completa y una mordida en tijera perfecta y regular.
  • Ojos: Son brillantes, expresivos y dulces, y tienen forma ovalada. Su color varía desde el avellana hasta el marrón oscuro, aunque pueden ser más claros en los perros de color hígado Belton.
  • Orejas: Son de longitud media e inserción baja y cuelgan pegadas a las mejillas formando pliegues bien definidos, Su textura es aterciopelada en las puntas, y la parte superior está cubierta de un pelo fino y sedoso.
  • Cuello: Notablemente largo, es más bien delgado y se presenta levemente arquea­do en su parte superior, aunque se ensancha y se hace más musculoso en la zona de la espalda. La unión con la cabeza está claramente marcada. Tiene una línea elegante, sin papada ni piel sobrante.
  • Cuerpo: De longitud media y estructura cuadrada.
  • Espalda: Es corta y recta.
  • Pecho: Bajo y profundo entre los omoplatos, presenta unas costillas re­dondas, arqueadas y profundas. Las falsas costillas están bien desarrolla­das hacia atrás y son largas.
  • Cola: Insertada casi en línea con el dorso, es de longitud media y no sobrepasa la altura de los corvejones. El animal la porta en horizontal o levemente curvada hacia arriba, aunque sin que nunca sobrepase la altura del dorso. En movimiento, el perro la bate a uno y otro lado.
  • Miembros anteriores: Son rectos y musculosos.
  • Hombros: Los omoplatos se presentan inclinados hacia atrás o en posi­ción ligeramente oblicua.
  • Antebrazos y brazos: Los primeros son rectos y muy musculosos, y po­seen huesos redondeados.
  • Codos: Están situados en posición baja y pegados al pecho.
  • Miembros posteriores: Son musculosos, especialmente las piernas y los muslos, y largos si se miden desde la cadera a los corvejones.
  • Piernas: Son largas y están bien desarrolladas.
  • Rodillas: Se presentan bien anguladas.
  • Corvejones: Están situados en posición baja, sin volverse hacia dentro o hacia fuera.
  • Pies: Tienen buenas almohadillas y son fuertes, con los dedos arqueados y jun­tos, protegidos por el abundante pelo que crece entre ellos.
  • Pelaje: A partir de la zona posterior de la cabeza, a la altura de las orejas, el pelo es ligeramente ondulado (nunca rizado), largo y de textura sedosa. La parte posterior de los muslos y de las extremidades anteriores casi hasta los pies están provistas de abundantes flecos.
  • Color: Predominan las combinaciones negro y blanco (azul Belton), na­ranja y blanco (naranja Belton), limón y blanco (limón Belton), hígado y blanco (hígado Belton); o bien tricolor, es decir, azul Belton y fuego, o hí­gado Belton y fuego.

Educación y adiestramiento

Al igual que ocurre con muchos perros de caza, el setter inglés es fácil de entrenar y de educar, pues es muy inte­ligente y sabe discernir lo que hace y cuándo debe hacerlo.

cómo educar a un setter inglés

Sin embargo, existe también un alto riesgo de que su educación se vaya al traste si su propietario es inexperto o tiene poca capacidad de lideraz­go. En ese caso, es fácil que el animal quiera imponerse y que acabe convirtiéndose en un perro terco, tes­tarudo y desobediente.

Muy sensitivo, el setter inglés es capaz de captar diferentes órdenes en función del tono de voz con el que se le hable, y esto se puede convertir en un arma de doble filo. Su dueño debe saber mantener la calma en todo momento y no volcar su frustración o sus sentimientos negativos en las órdenes que le transmite a su mascota. De lo contrario, con toda seguridad, el animal no responderá casi nunca a un trato abusivo.

Necesita, por tanto, que se haga con él una labor educativa constante y coherente, y que se lleve a cabo con firmeza pero sin dureza, estableciendo una estructura y unas reglas muy claras que deben ser aplicadas por todos los miembros de la familia.

Si no se tiene la suficiente experiencia en la tenencia o educación de perros, la mejor forma de educar al setter inglés es contar con el apoyo y el consejo de un profesional en la materia. También se puede acudir a un grupo de trabajo de la raza, donde es posible compartir experiencias con otros propietarios.

Salud y enfermedades

El setter inglés es una raza bastante sana y con una esperanza de vida de entre 10 y 14 años (situada por encima de la media). Pero, por el hecho de ser un perro muy popular, la crianza extensiva y muchas veces descontrolada ha propiciado la aparición de algunas enfermedades que se han generalizado, como la displasia de cade­ra, sordera y algunas afecciones oculares, principalmente.

Tanto éstas como otras posibles afecciones se pueden prevenir y el primer paso para hacerlo es adquirir el cachorro de un criador serio, responsable. El criador debe extremar los cuidados a la hora de hacer la elección de sus reproductores, de modo que utilice sólo a aquellos que estén libres de las enfermedades más comunes.

qué esperanza de vida tiene un setter inglés

Displasia de cadera

En relación a la displasia de cadera, lo cierto es que hace ya muchos años que se está controlando a través de radiografías efectuadas, según el país, entre los 12 y los 18 meses de edad, momento en que se considera que el desarrollo esquelético y muscular ya se ha completado.

Estas radiografías son valoradas, utilizando diferentes esquemas, por un equipo de veterinarios y el resultado de su escrutinio pasa a formar parte de un archivo que permite conocer el estado general de la raza y así adoptar medidas al respecto.

Al ser una enfermedad multifactorial, es decir, que se puede producir por la mezcla de varios factores (predisposición genética, ejercicio demasiado intenso, exceso de peso…), la displasia de cadera no puede controlarse de forma directa mediante la eliminación de los ejempla­res afectados.

Pero la verdad es que si se consigue eliminar de la ecuación el importante factor genético y se logra concienciar a los propietarios de los cachorros acerca de:

  1. La importancia de acostumbrar al animal a realizar diariamente unas sesiones de ejercicio moderado.
  2. Administrarle la alimentación equilibrada.
  3. Controlar que el desarrollo se produce de forma armoniosa y sana.

En poco tiempo se pueden obtener avances muy importantes en la erradicación de una enfermedad dolorosa, limitante y, en ocasiones, imposible de tratar.

Sordera

Otro de los problemas de salud del setter inglés es la sordera. Una afección muy importante en esta raza dado que se trata de un perro de caza y de trabajo que necesita tener sus sentidos en plena forma para poder desempeñar sus funciones de modo correcto.

En realidad la diagnosis de los problemas auditivos es bastante sencilla. Salvo en los casos de aquellas afecciones que se han producido como consecuencia de alguna enfermedad anterior o de una enfermedad mal curada. Todas las que poseen un componente genético que es muy fáciles de controlar v de erradicar de las líneas de cría.

Embarazos psicológicos

También pueden darse en las hembras de esta raza casos de embarazos psicológicos con mayor frecuencia de lo que es habitual, lo cual puede llegar a convertirse en un problema serio si aparece de forma recurrente en la misma hembra.

Visitas al veterinario

Aparte de lo dicho, basta con realizar las visitas habituales al veterinario para cumplimentar las revisiones y vacunaciones rutinarias, que constituyen la base de una buena protección y una salud duradera. Sobre todo si se inician y se llevan a cabo de forma completa y rigurosa desde la etapa de cachorro.

Y además de las rutinas, es fundamental hacer un buen trabajo de observación y, en cuanto se detecte el más mínimo indicio de cualquier cambio repentino en la forma de ser o de actuar del setter, llevarlo a la consulta del veterinario para que lo examine.

Al igual que con casi todas las razas, la mejor manera de mantener al setter sano es previniendo la aparición de problemas mediante controles veterinarios periódicos de los principales indicadores de salud del perro: ojos, oídos, boca, pelo, piel… así como de su peso y de su crecimiento general.

Y también es fundamental seguir un programa de desparasitación interna y externa adaptado a las condiciones concretas del lugar de residencia. Así, se actúa contra las pulgas, las garrapatas y el resto de parásitos externos más comunes, como contra otros parásitos internos como pueden ser las lombri­ces. Asimismo, puede ser necesario actuar contra determinados tipos de mosquitos o contra filarias.

Alimentación

Un último aspecto básico que se debe controlar es su alimentación. El setter inglés es una raza en general muy glotona que muestra cierta tendencia a engordar.

cuánto debe comer un setter inglés

¿Qué debe comer un Setter inglés?

Alimentar a un setter inglés de forma correcta es esencial para un óptimo desarrollo de la estructura ósea y muscular, así como para garanti­zar un sistema nervioso perfecto y un equilibrio psíquico adecuado.

Es fundamental aportarle un alimento de calidad rico en proteínas y grasas saludables para el corsecto mantenimiento de  su musculatura, osamenta y pelo. También que le aporte la suficiente energía para que pueda realizar todo el ejercicio diario que necesita.

Las diferentes alternativas de nutrición y las opciones que ofrece el mercado, así como su repercusión real en el desarrollo de los perros, en su aspecto, en la alimentación de madres y cachorros, y en sus resultados, dan lugar a todo tipo de debates y opiniones contrapuestas, sobre todo entre criadores.

¿Cuánto debe comer?

A la hora de decidir el tipo de alimento que se va a dar al animal y de qué forma se va a hacer (cantidad, dosis, frecuencia, etc.), se deben tener en cuenta básicamente dos aspectos: su edad y su estilo de vida.

En función de la edad se distingue entre la alimentación del cachorro, la del adulto, la de la madre gestante y la que está amamantando, y la del perro anciano.

En relación al tipo de vida, lo que se tiene en cuenta es si hace mucho o poco ejercicio, si vive en una zona fría o en una cálida, si pasa prácticamente todo el día en el interior o en el exterior, etc.

Por último, conviene señalar que hay algunos perros que, independien­temente de su edad y de su modo de vida, tienen unas necesidades alimenticias especiales derivadas de determinados problemas. Como pueden ser las alergias, las intolerancias a algunos alimentos, los procesos postoperatorios y un largo etcétera.

Nadie conoce mejor al perro que su propietario, por lo que conviene que le comente todos estos de­talles a su veterinario. De este modo, entre los dos puedan determinar la ración ideal con la dieta adecua­da para el animal, que notará de manera inmediata los beneficios de una alimentación equilibrada.

Con estos cuidados y atenciones, el propietario del setter inglés dispondrá durante mucho tiempo de uno de los mejores perros de muestra del mundo, por su belleza, su nobleza y su eficacia.

Cuidados e higiene

En principio, el bello pelaje del setter inglés no es muy complicado de mantener. Pero sí es necesario realizar ciertas rutinas de cepillado para que su manto permanezca brillante y libre de nudos. También someterlo a algunos arreglos de vez en cuando para que su aspecto sea lo más espectacular posible.

Cepillado

El setter inglés debe ser cepillado a diario, pues ésta es la única forma de mantener su manto en per­fectas condiciones, sin que se le acumule el pelo muerto ni se le hagan nudos que puedan terminar haciendo necesario el esquilado.

Este cepillado debe hacerse con una carda en la zona de pelo más corto, con un cepillo de púas metálicas en las partes donde el pelo es más largo y con un peine en los flecos.

Baño

A la hora de bañarlo hay que utilizar un cham­pú adecuado que le dé brillo y esponjosidad al manto pero que no afecte a su textura natural. Primero se extiende bien sobre el pelo mojado, luego se lo deja actuar durante unos minutos y finalmente se aclara en profundidad. Si es necesario se puede usar después un acondiciona­dor, procediendo como con el champú.

Secado

Una vez bañado el perro se pasa al secado, que si el tiempo es bueno se puede hacer al sol, te­niendo la precaución de cepillar el pelo vanas veces para evitar que se rice o que se formen nudos. Otra opción es usar un secador o un expulsor de aire, mientras con la mano libre se estira el pelo para darle la forma deseada.

Arreglo

La primera tarea que se debe hacer es cortar las uñas. A continuación se sigue con el arreglo de los pies, eliminando con unas tijeras pequeñas de punta redonda el pelo que crece entre las almohadillas. Posteriormente, el pelo sobrante de los dedos para dotar de una apariencia compacta y re­dondeada a los pies.

Después, con una carda y un peine se repasan los flecos de las patas de­lanteras y se igualan con unas tijeras de escul­pir hasta que, vista de perfil, la pata adopte una apariencia más compacta y regular. Las patas y pies traseros se arreglan del mismo modo.

En la parte más laboriosa del arreglo se aborda el gran penacho de pelo que el setter suele desarrollar en el pecho. Dicha zona se limpia y se descarga buscando resaltar el cuello y la angulación de los hombros.

Para ello se utiliza un rastrillo que arrastre todo el pelo muerto. Des­pués se trabaja de abajo hacia arriba con una máquina de cortar pelo con la cuchilla adecua­da. Siempre desde la punta del pecho hacia la cabeza, y se termina retocando el acabado final con unas tijeras de entresacar. Finalmente se igua­lan los flecos con unas tijeras de esculpir.

En la zona de la cabeza el objetivo es mantener los flecos en toda su extensión, igualándolos y sacando el pelo sobrante con las tijeras de esculpir. Se puede pulir el resultado con una pie­dra pómez o con las cuchillas de trimming adecuadas.

La parte interna se limpia al máximo con la máquina de cortar pelo y manteniendo el canal auditivo libre de pelo. Y la parte del cráneo hasta la nuca también se esculpe con la piedra o las cuchillas de trimming, procurando que quede un aspecto limpio y bien definido.

En el cuerpo, el subpelo muerto se elimina con un rastrillo, lo que ayuda a reducir las ondula­ciones del pelo superficial. Con las tijeras de entresacar se moldean los hombros y con las de esculpir se igualan los flecos inferiores y se les da una apariencia más uniforme.

Para hidratar el pelo y darle brillo se puede aplicar un poco de aceite de visón en spray, que también aporta peso y evita que las puntas se abran y levanten.

Por último, se peina y se estira bien el pelo de la cola y con las tijeras de esculpir se recortan los flecos para darle apariencia de sable.

Para finalizar, no te pierdas las características del Braco de Weimar

También, te puede interesar el origen del Setter inglés

¿Quieres saber más sobre perros?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado Raza Setter inglés, comportamiento y características.

Para descubrir otras razas de perro, pulsa aquí.

Si deseas conocer más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría de perros, mascotas o animales.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.