Welsh corgi Cardigan descripción

La raza de perro Welsh corgi Cardigan o Corgi galés de Cardigan se caracteriza por ser pequeña, robusta, resistente e inteligente. Tiene un extraordinario comportamiento, siempre alegre y juguetón. Con un temperamento que lo hace estar alerta y activo, pero nada agresivo. En CurioSfera-Animales.com, te explicamos las características y el carácter del welsh corgi Cardigan.

No te pierdas otras razas de perro

Carácter del Welsh Corgi Cardigan

El carácter del welsh corgi Cardigan es el de un animal inteligente y se muestra siempre alerta y activo.

Confiado y poco tímido, no resulta nada agresivo. Por encima de cualquier otra consideración, su temperamento hace que quiera agradar a su familia, objetivo que contempla como forma de hacerse feliz a sí mismo.

comportamiento welsh corgi Cardigan

Gracias a su magnífico comportamiento, le gusta agradar y, cuando lo consigue, espera verse recompensado con el cariño de sus amos y con la dedicación que éstos le prestan.

Adora sentirse integrado en la vida familiar, ser uno más y saberse necesario, creer que sus funciones son imprescindibles para el buen funcionamiento de la «manada».

  • Energía: Nivel alto. Necesita ejercicio regular e intenso y, de vez en cuando, espacios libres para correr.
  • Temperamento: Alerta, activo e inteligente; es un perro confiado, ni tímido ni agresivo,
  • Adaptabilidad: Muy alta. Puede vivir en un ambiente urbano y se adapta a la perfección a la vida de familia.
  • Sociabilidad: Muy alta. Adora a su amo y a las personas que conviven en la casa; es confiado con los extraños.
  • Salud: Buena. La raza muestra poca tendencia a sufrir enfermedades hereditarias, su peor enemigo es la obesidad.
  • Longevidad: Muy alta. Puede vivir hasta 15 años, y algunos ejemplares pueden llegar a los 17.
  • Utilidad: Muy versátil. Aunque se lo utiliza sobre todo en pastoreo y guarda, es un excelente perro de terapia y destaca en deportes como agility, flyball, rastreo, obediencia y baile con perros.
  • Utilización: Pastoreo y guarda.

Una de las virtudes que convirtieron enseguida al Corgi galés de Cardigan en objeto de veneración para los galeses es su diversidad de usos y sus numerosas habilidades.

Destaca sobre todo en el pastoreo y el cuidado de las aves de corral y de otros animales pequeños, pero no ceja en demostrar su capacidad para trabajar con rebaños mayores, como los de ovejas, labor que completa acompañando a su amo en las jornadas de caza.

Como perro guardián también está a la altura, pues, a pesar de su tamaño, es un excelente avisador y siempre está pendiente de todo lo que sucede a su alrededor.

Si es nece­sario se convierte en un luchador corajudo e infatigable, que no tiene objeción en pelear con quien quiera entrometerse en su territorio o con alguno de los que lo habitan.

¿Puede vivir en un apartamento?

Cariñoso, sensible y muy inteligente, se trata de un perro que se adapta muy bien a todas las cir­cunstancias, que puede vivir casi en cualquier entorno.

Así pues, puede ser una elección ideal para familias que viven en la ciudad, con la única precaución de que, como es un animal que necesita hacer ejercicio diariamente, en un entorno urbano eso implica a te­ner que ponerle la correa y salir todos los días a dar largos paseos.

Un dicho popular galés afirma que el welsh corgi Cardigan es “mucho perro en poco sitio” y así lo demuestra en todo momento, pues se trata de un animal entregado a sus dueños y con más cora­zón que cerebro, a pesar de ser extremadamente inteligente.

¿Cómo se comporta con los niños?

Esta raza es idónea para las familias que tienen niños, pues, acostumbrado por la cría selectiva a cuidar de los pequeños animales de la granja, el Cardigan se convierte desde el principio en el protector de los más pequeños, además de en un divertido compañero de juegos, alegre, dedicado y muy paciente.

No obstante, siempre hay que tener cuidado a la hora de permitir a los niños estar a solas con un perro, sea de la raza que sea, ya que no deja de ser un animal y tiene mucho más exacerbado que el hombre el instinto de protección, por lo que en situaciones extremas, casi siempre en defensa propia, sus reacciones podrían ser imprevisibles.

Los niños y los perros constituyen un binomio extraordinario, pero siempre que estén bajo la supervisión de un adulto responsable.

Para los niños, además, el Cardigan resulta un animal muy divertido, pues es muy expresivo, y en función de su estado de ánimo, o de lo que demanden sus dueños, en su cara pueden adivinarse infinidad de gestos diferentes.

¿Es un perro de familia?

Su familia ideal es aquella que decida tener un perro para integrarlo de manera absoluta en su vida cotidiana, haciendo que forma parte de ella, pues le encanta sentirse querido y valorado, y que se lo incluya en todas las rutinas diarias, por intrascendentes que parezcan, ya que para él son un motivo de orgullo y realización.

¿Lo puede tener gente mayor?

Justamente por ser un perro de tamaño pequeño, con una adaptabilidad extrema y que precisa pasear a diario, puede ser también el perro perfecto para las personas mayores o para todo aquel que necesite andar todos los días pues el cuidado del compañero canino revertirá en su propia salud, al tener la obligación de salir dos o tres veces al día a caminar a buen ritmo.

¿Es un perro ruidoso?

Esta raza conserva su carácter juguetón durante toda la vida. Esta característica, no obstante, puede derivar en ocasiones en un inconveniente, pues tiene cierta tendencia a ser más ruidoso de la cuenta.

Si se quieren evitar los problemas con los vecinos hay que educarlo desde pequeño para evitar los ladridos innecesarios, aquellos que son simplemente para llamar la atención o para hacer notar su presencia y convertirse en lo que más le gusta ser: el centro de atención.

Características del Welsh Corgi Cardigan

La apariencia general del Welsh corgi Cardigan es la de un perro de constitución robusta, fuerte, versátil y con capacidad de aguante.

El cuerpo es largo en proporción con la altura del perro, que en los machos es de unos 31 cm a la altura de la cruz y en las hembras de unos 29 cm. De patas cortas y pecho profundo, es un animal fuerte, robusto y con gran resistencia.

características físicas corgi galés de Cardigan

Por su forma y apariencia, la cabeza recuerda la del zorro, con el cráneo aplanado entre las orejas y más estrecho hacia los ojos. El stop es moderado, el hocico, fino, y la trufa, negra.

Sus ojos tienen una expresión vigilante pero bondadosa, los ojos son medianos y de color claro, aunque algunos ejemplares de color azul mirlo tienen un ojo, o ambos, en tono azulado.

Cuenta con unas orejas proporcionadas, grandes para la estatura del perro y con la punta algo redondeada, son bastante anchas en la base. El perro las lleva altas y erguidas.

Sus pies son redondos, cerrados y algo grandes en proporción con las patas. Ligeramente girados hacia fuera, están dotados de buenas almohadillas planas.

Tiene la cola parecida a la de un zorro, implantada en línea con el cuerpo y bastante larga, el perro la lleva baja cuando está parado, pero la levanta cuando está en movimiento.

El pelo es corto o de un largo moderado y de doble capa, liso y de textura dura. Cuenta con una buena capa de subpelo, por lo que es resistente a las inclemencias del tiempo. Puede presentar cualquier color, a veces con manchas blancas, que no predominan en el pelaje.

El movimiento del welsh corgi Cardigan es desenvuelto y vivaz, con los codos pegados a los costados. La propulsión la aportan los miembros pos­teriores, mientras que los anteriores dirigen el paso. Se mueve con armo­nía, sin levantar demasiado las patas.

Estándar de la raza Welsh Corgi Cardigan

cómo es el welsh corgi Cardigan

  • Apariencia general: Es un perro de constitución robusta, fuerte, versátil y con capacidad de aguante
  • Origen: Reino Unido (Gales).
  • Tamaño y talla: Pequeño.
  • Altura a la cruz: 30-32 cm (Machos) y 28-30 cm (Hembras).
  • Peso: 14-15 kg (Machos) y 12-13 kg (Hembras)
  • Cabeza: Por su forma y apariencia, la cabeza del Welsh corgi Cardigan recuerda la de un zorro.
  • Cráneo: Es ancho y aplanado entre las orejas, pero se estrecha hacia los ojos, sobre los cuales adopta un ligera forma de cúpula.
  • Depresión naso-frontal (stop): Moderada.

  • Hocico: Es largo (más de la mitad de la longitud del cráneo) y se afila al acercarse a la trufa.
  • Trufa: Es negra y apenas sobresale de la punta del hocico.
  • Mandíbulas: Son sanas, fuertes, no sobresalen y están dotadas de una den­tadura poderosa y bien colocada en los maxilares. La mordida es en tijera, es decir, que la cara interna de los incisivos superiores queda en contacto con la cara externa de los incisivos inferiores.
  • Ojos: De tamaño mediano, son de color claro y dibujan una expresión bondadosa, pero vigilante. Están bastante separados entre sí y con un án­gulo bien definido. Los párpados suelen ser oscuros, en armonía con el pelaje. Los ejemplares de color azul mirlo a veces tienen un ojo, o ambos, en azul claro o azul veteado.
  • Orejas: Son bastante grandes para la estatura del perro y las lleva levan­tadas, pero como están implantadas bien hacia atrás, las puede colocar plegadas a lo largo del cuello. La base es bastante ancha y la punta está ligeramente redondeada. En su base, las orejas están separadas entre sí unos 9 centímetros.
  • Cuello: Musculoso y bien desarrollado, en proporción con la estructura corporal del perro, se funde en unos omoplatos oblicuos.
  • Cuerpo: Bastante largo y fuerte, con un pecho profundo, costillas ligeramente arqueadas y una cintura claramente definida. A pesar de tener patas cortas, el cuerpo no toca el suelo.
  • Espalda: Es bastante oblicua.
  • Pecho: Moderadamente ancho, tiene un esternón prominente.
  • Cola: Implantada en línea con el cuerpo, es larga (puede tocar el suelo) y pare­cida a la de un zorro. Cuando el perro está parado la porta baja, pero en movimiento la suele llevar un poco por encima del cuerpo. No suele ir enroscada sobre el dorso.
  • Miembros anteriores: Las extremidades son musculosas, cortas y con fuerte osamenta en toda su extensión hasta los pies.
  • Hombros: Forman una angulación aproximada de 90° respecto del brazo.
  • Antebrazos y brazos: Están ligeramente arqueados para moldearse al tórax.
  • Miembros posteriores: Son extremidades musculosas, cortas y con fuerte osamenta en toda su extensión hasta los pies.
  • Piernas: Fuertes y bien anguladas, son musculosas.
  • Corvejones: Cuando el perro está parado, vistos desde atrás son para­lelos.
  • Pies: Ligeramente girados hacia fuera, son redondos, cerrados, algo grandes y con buenas almohadillas planas.
  • Pelaje: El pelo es corto o de un largo mediano, liso y de textura dura. Resulta muy resistente a las inclemencias del tiempo, pues cuenta con una buena capa de subpela
  • Color: Puede presentar cualquier color, con o sin manchas blancas, pero si éstas aparecen no predominan en el manta.
  • Clasificación FCI: FCI º 38. Grupo – Perros de pastor y perros boyeros (excepto boyeros suizos). Sección 1 – Perros de pastor.

Educación y adiestramiento del Welsh Corgi Cardigan

Responde muy bien al adiestramiento por refuerzo positivo, ya que una de sus grandes pasiones es agradar a su familia, de la que siempre está pendiente.

Se lo puede dedicar casi a cualquier cosa, pues su capacidad de aprendizaje es enorme, pero si se lo deja simplemente como perro de compañía, como uno más de la familia, será el perro más feliz del mundo.

Asimismo, a pesar de que su físico no es el ideal para los deportes caninos, se lo puede ver compi­tiendo con gran pasión en agility, flyball o sprint, en la categoría de perros pequeños, y es ex­traordinariamente diestro en el ámbito de la obediencia deportiva, e incluso en el baile con perros.

No obstante, uno de los campos en los que más destaca, por su llamativa presencia, su expresión zorruna y sus atractivos colores, es en los rings de las exposiciones caninas, donde emerge como una de las razas de mayor éxito dentro del grupo de pastores.

De hecho, aunque es mucho menos conocido y extendido que su primo, el Welsh corgi Pembroke, se ha ganado una importante cuota de mercado entre los aficionados a los perros de raza y podría decirse que el Cardigan es un corgi para palada­res exquisitos, que gustan de las virtudes que adornan a ambas razas pero que prefieren la versión más exclusiva de las dos.

Por tanto, como se ha visto, dedicándole un poco de tiempo todos los días, mostrándole mucho cariño y siendo constante en su cuidado, el propietario del welsh corgi Cardigan podrá disfrutar de todo su encanto y de sus numerosas virtudes.

Salud y enfermedades Welsh Corgi Cardigan

Con los cuidados adecuados, el welsh corgi Cardigan es un animal muy longevo que puede vivir muy bien una media de 12 a 15 años, aunque se conocen casos de muchos ejemplares que han superado los 17 años de edad.

Los pilares para edificar una correcta salud son un lugar seguro, limpio y seco en el que vivir. Así como una buena dieta, con abundante agua siempre a su disposición, ejercicio en las dosis adecuadas, cuidados rutinarios en el veterinario, y una higiene básica.

De vez en cuando es conveniente dejarlo correr en libertad, en espacios abiertos y seguros en los que pueda dar rienda suelta a la tensión y a la energía acumuladas.

Es una excelente forma de liberar su estado mental y de que recargue energías. Pero sólo se recomienda dejar suelto al perro cuando esté suficientemente educado para permanecer en todo momento bajo control.

En definitiva, un welsh corgi Cardigan físicamente satisfecho será siempre un perro mucho más equilibrado y capaz de vivir en armonía con la familia y con el resto de la sociedad y, desde luego, una mayor fuente de satisfacciones para sus amos, que estarán encantados con él.

Alimentación y dieta del Welsh Corgi Cardigan

A esta raza no le sienta nada bien el aumento descontrolado de peso. La obesidad es la fuente más habitual de problemas de salud del welsh corgi Cardigan. Además, en un perro con una estructura corporal como la suya, éstos se pueden agravar con severas afecciones vertebrales.

Por ello, una dieta equilibrada y de calidad, y el observar la evolución periódica del perro es la mejor forma de regular su peso y, en consecuencia, de mantener su buena salud.

Cuando está en perfectas condiciones, sus costillas se notan al tocarlas. No se trata de que se aprecien a simple vista, pero tampoco conviene que estén cubiertas de capas de grasa.

Si el animal ha engordado, la mejor manera de hacerle volver a su peso ideal es aumentarle las dosis de ejercicio y reducir gradualmente la cantidad de alimento que se pone a su disposición.

Como se ha dicho, el complemento perfecto de la dieta de un Cardigan es una programación regular y adecuada de ejercicio.

Esta raza no tiene unas necesidades especiales, ni grandes requeri­mientos, por lo que dar largos paseos diarios, aun cuando se lleve atado con la correa, bastará para tener al animal en buenas condiciones físicas.

Higiene y mantenimiento del Welsh Corgi Cardigan

Como el pelo del Cardigan es liso, de buena textura y con abundante subpelo, es muy sencilla su higiene. Consiste en un baño cuando está muy sucio, un cepillado trabajando la capa interna con un rastrillo y la externa con una carda metálica, y un poco de acicalamiento.

Según el clima de la zona donde viva, esta raza muda dos o tres veces al año y tales mudas pueden ser espectaculares, por lo que durante esos periodos se recomienda aumentar la frecuencia de los cepillados.

Para finalizar, no te pierdas la raza Pastor catalán

¿Quieres saber más sobre perros?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado raza Welsh corgi Cardigan.

Para descubrir otras razas de perro, pulsa aquí.

Si deseas conocer más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría de perros, mascotas o animales.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí