Saltar al contenido
CurioSfera Animales

Basset Leonado de Bretaña | Origen e Historia

historia raza basset leonado de Bretaña

El basset leonado de Bretaña es originario de la región de Bretaña, en Francia. Las primeras referencias a esta raza se encuentran en el siglo XVI. Casi desapareció durante las dos guerras mundiales, pero se consiguió salvarlo. En CurioSfera-Animales.com, te contamos el origen e historia de la raza basset leonado de Bretaña.

No te pierdas otras razas de perro

Origen del Basset leonado de Bretaña

Dentro de la familia de perros leonados de Bretaña se reconocen dos razas bien diferenciadas que se distinguen básicamente por su tamaño.

Por un lado está el grifón, un perro de tamaño grande y es­tructura cuadrada. Y, por otro el basset, que tiene la estructura típica de los bassets, es decir, un cuerpo alargado con patas cortas.

Así, el pueblo bretón contaba con estos dos perros, originarios de un mismo tronco, y con ellos cubría todo el espectro de la caza con sabuesos de jauría.

Muchos estudiosos piensan que los perros leonados de Bretaña, tanto el grifón como el basset, constituyen una de las castas caninas más antiguas de Francia.

Se cree que en realidad son los herederos directos de los famosos perros grises de San Luis. Unos canes que llegaron a la corte de París a me­diados del siglo XIII, acompañando a los caballeros cruzados provenientes de Tierra Santa, como ofren­da para el monarca galo.

Estos perros grises eran cazadores infatigables, versátiles, que no temían al frío ni al calor. Y, que podían cazar sobre cualquier terreno y bajo cualquier condición, por adversa que fuera.

Este origen ligado a la realeza ha hecho que los perros leonados de Bretaña hayan gozado siem­pre de un gran reconocimiento y de un prestigio especial entre los aficionados.

A mediados del siglo XVI estos canes aparecieron citados en la magna obra La Vénerie, de Jacques du Fouilloux. Formaban parte de una jauría perteneciente a Huet de Nantes, famoso por su habilidad en la conducción de los perros y por el valor de éstos al enfrentarse y dar muerte a los más temibles enemigos.

Todas estas historias hicieron que las razas de perros leonados de jauría contasen siempre con la admiración de los cazadores de la zona. Ellos los criaron y salvaguardaron a lo largo de los siglos.

Esto dio lugar a innumerables historias acerca de su utilidad y su valor, especialmente en el control de las plagas de lobos durante el siglo XIX. A pesar de todo, estas razas se mantuvieron durante siglos como perros locales bastante restringidos a la zona de la Bretaña francesa.

No está muy bien documentado cómo se consiguió llegar de una variedad original mayor incluso que el actual grifón leonado de Bretaña hasta el pequeño basset. Aunque hay quien sugiere que se trató de un simple trabajo de selección por parte de algunos cazadores.

Éstos escogieron siempre a los ejemplares más pequeños de las camadas, de modo que propiciaron una paulatina reducción hasta llegar a la talla actual.

Pero dado que no se trata sólo de una cuestión de tamaño, sino que estructu­ralmente también existen grandes diferencias, parece innegable que para llegar al basset leonado de Bretaña tal y como hoy se lo conoce se debieron de utilizar cruces con otras razas.

Historia del Basset leonado de Bretaña

Históricamente, la raza siempre fue minoritaria y apenas se conocía fuera de la región de Bretaña. Por lo que dis­tintos acontecimientos, como las guerras, que afectaron negativamente a casi todas las razas caninas, en el caso de los perros leonados de Bretaña provocaron casi su práctica desaparición.

Así, se debió realizar una buena labor de reconstrucción mediante cruces con ejemplares de gran basset grifón vendeanos para aumentar la capacidad cinegética de la raza y para perfeccionar su estructura corporal.

Dada la importancia que tenían la naturaleza y el color de su pelaje, pues la raza lleva el apelativo de «leonado» en su nombre, para mantener la tonalidad y la textura se usaron también cruces con tekels estándar de pelo duro de color rojizo.

En cualquier caso, dado que la raza tuvo siempre una vida ajena a la cinofilia oficial y estuvo muy apegada al campo y a su uso para el trabajo, sobre estos cruces sólo hay conjeturas, ya que ninguno de ellos ha quedado documentado.

La Primera Guerra Mundial fue especialmente cruenta y dolorosa en Francia, y la zona de Bretaña no escapó a esta circunstancia.

Las consecuencias fueron terribles en el plano humano. Pero también el económico y en asuntos menos relevantes, como el estado y el mantenimiento de las razas canina. Las fincas de caza, por ejemplo, fueron abandonadas y quedaron inservibles durante la contienda, y los perros de jauría perdieron su ocupación principal.

Algunos de estos canes fueron utilizados en batalla, y desempeñaron un destacado papel como perros auxiliares del ejército. Pero lo cierto es que la mayoría murieron, y los escasos supervivientes quedaron muy diseminados.

Así, en el periodo com­prendido entre 1918 y 1939 tuvieron que hacerse loables intentos por recuperar la raza como por ejemplo intentar reunir de nuevo algunas de las jaurías más importantes.

En el caso de los perros leonados de Bretaña, en 1921 se redactó el primer estándar oficial, que fue aprobado ese mis­mo año bajo el nombre original de basset de pelo duro de Bretaña.

Sin embargo, esta labor de recuperación de la raza se vio de nuevo truncada con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial, que resultó terrible para un can que apenas empezaba a levantar ca­beza y que se vio abocado de manera casi irremediable a una segura desaparición.

Por ello, una vez finalizada la contienda, en 1949 se fundó el club francés Le Basset Fauve de Bretagne, desde el cual trabajó muy duro para evitar la extinción de la raza localizando y seleccionando los ejemplar supervivientes e iniciando un camino de recuperación en base a algunos ejemplares excepcionales.

Aun así, hacia 1985 apenas había 800 ejemplares censados por la Société Céntrale Canine de Francia. Gracias a una seria labor de crianza y de promoción por parte del club de la raza, se dobló dicha cifra en apenas diez años.

A principios del siglo XXI la raza experimentó un repunte en su popularidad y en la actualidad es uno de los perros más conocidos y utilizados dentro de su grupo en su país de origen.

Además cuenta con criadores y aficionados en muchos otros países del mundo, algunos de gran importancia para la cinofilia como el Reino Unido, donde el basset leonado de Bretaña es un habitual de las mejores exposiciones caninas, aunque también se lo ha empezados utilizar para la caza.

Probablemente el acontecimiento internacional que más ha marcado a la raza tuvo lugar en 1980 cuando un ejemplar francés llamado Mick consiguió proclamarse como el mejor de la exposición en el campeonato del mundo celebrado en Verona.

Para finalizar, no te pierdas la origen de la raza Beagle

También te puede interesar el comportamiento y características del Basset leonado de Bretaña

¿Quieres saber más sobre perros?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado Origen e historia del Basset leonado de Bretaña.

Para descubrir la historia y origen de otras razas de perro, pulsa aquí.

Si deseas conocer más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría de perros, mascotas o animales.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.