La belleza de este ave, su beneficiosa dieta, y el derecho a existir, sin duda, merece nuestro respeto. En CurioSfera-Animales.com, te explicamos la relación de la cigüeña y el hombre.

No te pierdas cómo caminan las cigüeñas

Relación de la cigüeña y el hombre

El origen de la relación del hombre con la cigüeña se pierde en la noche de los tiempos. Pero lo que parece evidente es que es una relación antiquísima, y en ella, ambas especies son beneficiadas.

La cigüeña asienta la mayoría de sus nidos sobre construcciones humanas, o en árboles cercanos a estas. Así, se libera de posibles depredadores, menos adaptados al medio humano que ellas. Por otra parte, las actividades humanas le proporcionan una despensa permanente.

Las labores agrícolas remueven, cortan y mecían las capas más superficiales del suelo, trayendo a la superficie la fauna que en él vive. Dicho de otra manera, deja al descubierto, grillos, lombrices, larvas de insectos, topillos, topos y un sin fin de animales que quedan, a modo de gran festín a disposición de la cigüeña. Estas son las ventajas que la cicónida obtiene.

Por su parte, el hombre, se encuentra con un aliado que limpia sus tierras de labor de animales considerados dañinos para las cosechas.

Pero aparte de este mutuo interés hay algo más que se escapa a nuestros ojos. Quizás haya que situarlo en el terreno de lo espiritual. Algo debe de haber para poder explicar esta profunda arraigambre del blanquinegro pájaro en nuestras tradiciones culturales, en nuestro arte y en nuestra literatura, durante casi toda nuestra historia como especie.

El refranero popular tiene innumerables citas que se refieren a ella, las más conocidas, se hacen eco de su llegada tras la invernada en el continente negro (África):

  1. «Por San Blas, la cigüeña veras; y si antes la vieres, año de bienes «
  2. «Por San Blas, la cigüeña verás; y si no la vieres, año de nieves»

La revolución tecnológica de la agricultura, que necesita una masiva utilización de productos químicos para preservar las cosechas contra las plagas, ha restado mérito al papel ecológico de la cigüeña como limpiadora de los campos.

A partir de la segunda guerra mundial, Europa necesita alimentar a su población y por lo tanto producir cereales a destajo, sin dejar descansar la tierra de un año para otro; así, el suelo, no podía recuperarse de forma natural.

El descenso en materia orgánica, año tras año, hizo que los cada vez mayores aportes de fertilizantes químicos compensaran el debut además las plagas se empezaron a combatir con los plaguicidas, lo cual no sólo implicó una disminución en el alimento para la cigüeña, sino que el que era ingerido estaba contaminado. Esto rompía la armonía entre hombre y cigüeña.

El consumo de insectos y otros animales envenenados por los plaguicidas, resulta muy tóxico para la cigüeña, e influye negativamente en el desarrollo de huevos y pollos.

Al enturbiamiento de dicha relación, contribuyó la actitud que se tiene en algunos lugares con los nidos, cuyo peso, puede dañar los tejados donde se asientan; y que, por consiguiente, eran derribados sin más.

Otras veces el motivo del derribo, eran las molestias causadas con los excrementos que, cayendo desde lo alto, manchaban calles y plazas.

Todo esto provocó una etapa de descenso poblacional de la que parece que se ha empezado a salir. La reacción de grupos conservacionistas ante esta situación, provocó un cambio de actitud, lo que en los últimos quince años, ha supuesto una notable mejoría en las poblaciones de cigüeñas.

A pesar de las pequeñas molestias que las cigüeñas nos pueden causar, no hay que olvidar que debemos ser compañeros de viaje en la tierra.

Su belleza, su beneficiosa dieta, y el derecho a existir como cualquier otra especie, deben de inclinar la balanza a su favor, y así ganarse nuestro respeto.

Cigüeña en peligro de extinción

amenazas de las cigüeñas

En general, la cigüeña blanca se enfrenta con una serie de amenazas y problemas que hace que su conservación sea muy delicada y que siempre esté presente el riesgo de desaparecer.

Al ser un ave que se aproxima mucho al hombre, existen factores y elementos que hacen peligrar su existencia.

Por ejemplo: los tendidos eléctricos, la contaminación de los vertederos y ríos, los pesticidas y la caza furtiva. Visita nuestro artículo cigüeña en peligro de extinción, para ampliar la información.

Conservación

Muchos pueblos respetan y admiran a las cigüeñas, son numerosas las personas o asociaciones que se dedican a su estudio y conservación, incluso los estados han firmado convenios de protección, que aunque no son exclusivos para las cigüeñas, sí las benefician al igual que a otras especie protegidas.

Algunos gobiernos han tomado medidas proteccionistas, por su cuenta, para resolver conflictos puntuales como es el caso de Israel donde las migraciones son seguidas por radares militares, pues no son raros los accidentes entre aviones y cigüeñas.

Son varias las razones que imponen la preservación de esta maravillosa especie:

  1. Es beneficiosa para la agricultura
  2. Sus nidos y ellas mismas se integran en los paisajes más típicos de nuestros pueblos y ciudades.
  3. Forman parte del patrimonio natural y cultural que hemos heredado de nuestros antecesores, y que debemos conservar para el disfrute y admiración de nuestros sucesores.
  4. Respetándolas, demostramos nuestra cultura y nuestra conciencia ambiental, como una especie más que somos, de todas las que pueblan la Tierra.

Para finalizar, no te pierdas la migración de la cigüeña

¿Quieres saber más sobre cigüeñas?

Desde CurioSfera-Animales.com, esperamos que te haya gustado este artículo titulado Relación de la cigüeña y el hombre.

Si deseas descubrir más curiosidades y respuestas sobre el mundo animal, puedes entrar en la categoría cigüeñas, aves exóticas o animales.

Y recuerda, si te ha sido útil, por favor, dale un “me gusta” o compártelo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook o dejarnos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí